¿Hay mucho postureo en la #VanLife?

postureo en la vanlife
Foto: Kombilife.com

En 2011, Foster Huntington dejó su trabajo como diseñador en Nueva York, se compró una Volkswagen y empezó a viajar por América. Empezó a darse cuenta de que, para los viajeros que iba conociendo, las furgos eran más que un objeto. Les permitían hacer realidad un estilo de vida.

<< El hashtag #VanLife surgió de una broma que comparaba el tatuaje del rapero Tupac, Thug Life, con la vida en furgo. >>

Huntington añadió el hashtag #vanlife a las fotos que publicaba en sus redes sociales y causó furor. Seis años más tarde había un millón y medio de fotografías con el hashtag de Huntington en Instagram.

#VanLife, un modo de vida

#VanLife: eran dos únicas palabras que decían mucho. Representaban el deseo de convertir la sencillez en un modo de vida. Valorar más las experiencias que las cosas. Y la idea caló en la comunidad.

Furgo en Ruta

Marià y Marta, de la web Furgo En Ruta, llevan 5 años viajando por Sudamérica y cada día comprueban que es un movimiento global.

“Una de las pruebas es la aparición de aplicaciones como Loverlander, donde seguidores del #vanlife referencian y puntúan los lugares de interés que van conociendo. Una especie de TripAdvisor para aficionados al mundo camper.”

Nuestra versión: #EnFurgoMolaMas

Proyecto furgonetero #enfurgomolamas

La versión española de #VanLife llegó con #enfurgomolamas. Lo creó hace dos años el bloguero gallego Román Pena (Viaxando En Furgo) para diferenciar la cultura furgo de la de las autocaravanas, “reconozco que hay algo de provocador en el hashtag, pero es que las AC y las furgos no somos iguales.”

Quería resaltar el papel de los viajeros en furgoneta y que las administraciones vieran los beneficios este turismo, a veces maltratado.

El hashtag reflejaba la inquietud de muchos furgoneteros españoles y funcionó. Ahora, acaba de crear otro hashtag: #viajamostodoelañoenfurgoyac, para reivindicar que no somos un turismo estacional.

En Instagram ya hay 22.000 fotos etiquetadas con #enfurgomolamas (sin acento, como nos recuerda Román). Y hasta Volkswagen ha empezado a utilizarlo en su concentración anual de furgonetas. Sus acciones siempre han sido desinteresadas, para aportar su granito de arena a la causa furgonetera.

¿Un movimiento rentable?

Pero no nos engañemos, la #vanlife es también un movimiento estético muy atractivo para la sociedad de consumo. Poniendo #vanlife en el buscador encontrarás cientos de instantáneas de vistas del océano desde la furgo, mujeres haciendo yoga en el techo, largas exposiciones nocturnas de fogatas…

Foster Huntington hizo de ellas un proyecto fotográfico y ha publicado dos libros: “Home is Where You Park It” y “Van Life”, donde, por cierto, aparecen los furgoneteros españoles Road For Greta. Ambas publicaciones tienen muchísimo éxito.

¿Mucho postureo en la #Vanlife?

Algunos instagrammers cobran auténticas millonadas por mostrar cómo viven su sueño de viajar y vivir en una furgo. La pareja de WhereIsMyOfficeNow se propuso financiarse exclusivamente de las redes sociales y terminaron el año con 18.000 euros en el bolsillo. Solo en los primeros meses de 2017, han alcanzado 10.000 dólares de beneficio por representar a las marcas en su timeline.

En su reciente entrevista para New Yorker, Where Is My Office Now confesaron que, si sale una chica en bikini, los likes se multiplican. Sus declaraciones han sido bastante criticadas por sus detractores. Les culpan de convertir la #vanlife en algo así como un catálogo de postureo que representa una escena atractiva y poco específica. Una escena donde todos nos podríamos imaginar. Auténticas experiencias de marca.

Los detractores del postureo

La corriente crítica con todas estas imágenes irreales ha terminado por crear hasta una cuenta de Instagram llamada YouDidNotSleepThere (No dormiste allí), donde ironizan sobre la idea idealizada del turismo al aire libre. Critican a aquellos que venden libertad, pero terminan atándose a los deseos de una compañía, en busca y captura del “like”. Tiene casi 100.000 seguidores.

I'll bet my lucky horseshU did not sleep there. #youdidnotsleepthere • photo @everchanginghorizon

A post shared by @youdidnotsleepthere on

Y es que la vida nómada a veces no siempre es la vida mejor. Marta y Marià, de Furgoenruta admiten que para grabar recogen la furgo y se peinan un poco. Pero lo que buscan es reflejar su día a día y también muestran esa parte no tan buena.

“Me da la sensación de que, en general, hay una tendencia a destacar en las redes sociales fotos o vídeos de paisajes idílicos o de momentos buenos. Aunque, evidentemente, cuando vives en la ruta también pasas por situaciones que no son precisamente positivas. Ciertamente, esta tendencia puede generar un cierto sentimiento de irrealidad.” nos dice Marià.

La #VanLife, movimiento global

Tendencias aparte, lo que es innegable es que la #vanlife es un movimiento global al que nuestro país se está uniendo a marchas forzadas. La comunidad se compone de una mezcla extraordinaria de personas: profesionales que se toman un descanso el fin de semana, millennials que optan por vivir una vida más despreocupada, ecologistas, padres que quieren enseñar el mundo a sus hijos, profesores, músicos o gente que busca una conexión especial con la naturaleza.

¿Tú qué opinas? Déjalo en los comentarios!

Foto de portada: Kombilife

Compartir
Furgosfera es una revista online sobre viajes en furgoneta y estilo de vida camper. #Allyouneedisroad