La vuelta a África en furgoneta

Fotos: Jose Domingo Yanes

África en furgoneta

MODELO: Volkswagen T4, motor 1,9 TDI de 68 caballos

África en furgoneta camper. Un continente que destila perfume de aventura, sorprende con desiertos infinitos, sabanas salvajes, selvas tupidas y tiene todos los paisajes y climas que uno se pueda imaginar. Pocos se atreven a recorrer por carretera el llamado continente negro y menos habitual aún es encontrar a alguien que ha dado la vuelta a África en furgoneta camper durante tres años. Hoy os los topáis entre nuestras páginas.

La simplicidad ha sido nuestro lema de viaje

Os contamos la historia de José y Alegría, dos periodistas experimentados y amantes del continente, que un día decidieron viajar a Alemania para comprar una furgoneta y recorrer África para cumplir un sueño en el que habían pensado durante mucho tiempo. No cuentan con patrocinadores, ellos mismos se han costeado el viaje.

África en furgoneta sin 4×4

África en furgonetaAlegría y José acaban de regresar de su periplo de 66.000 kilómetros dando la vuelta a África en furgoneta. Su expedición ha sido a bordo de una Volkswagen T4, motor 1,9 TDI de 68 caballos, que compraron en Alemania. En su día esta furgo había servido como vehículo de un equipo topográfico, por lo que ya tenía muchas cosas instaladas, a falta de algunos detalles, “tuvimos que hacer una cama plegable, un mueble para albergar un pequeño fregadero, un WC químico y unas luces interiores.”

África en furgonetaEl tema de que la furgo no tuviera la tracción a las 4 ruedas fue una decisión pensada, ya que sabían que la mayoría del tiempo iban a viajar por asfalto y carreteras “pasables”, por lo que no necesitaban el 4×4. Tampoco les preocupaban los 68 caballos de potencia porque tenían “¡todo el tiempo del mundo!” Cuentan también que lo que más les sorprendió de la T4 fue que disponía de una calefacción estacionaria, o lo que es lo mismo, un depósito que quema gasoil del depósito incluso con el motor parado. Lo que dudamos es de si la habrán utilizado mucho en su viaje por África…

La lista de averías

Tampoco se han librado de las averías en este viaje por África en furgoneta, de hecho la lista no es corta.

África en furgoneta

Han sufrido 5 pinchazos y otros problemas mecánicos como cuando la primera marcha empezó a “sonar a chatarra desde Ghana”, o cuando se les bloqueó el cláusor en Zimbabwe o el parachoques delantero se arrancó de cuajo después de meterse en un barrizal en Mozambique.

Esta es una de las pocas experiencias negativas que han vivido, “la verdad es que se le cae a uno el mundo encima cuando ves tu furgoneta hundida en el barro con un camión atascado por delante y otro por detrás, la noche cayendo, muerto de cansancio, con barro hasta en los agujeros de las orejas y sin perspectivas de solución.”, dice Jose, que también reconoce que, a posteriori, esto no se recuerda como algo tan malo. La mayoría de averías las arreglaban ellos mismos o en talleres locales.

Un viaje por África es una invitación a pensar

Uno de los países que más ha impresionado a los periodistas ha sido Angola, “una nación que ha salido hace unos años de una guerra civil interminable y que cuenta con paisajes fabulosos: desiertos, selvas, montañas, playas, ríos de dimensiones africanas, ciudades hermosas y gente muy acogedora. Al tratarse de un país sin apenas turismo, los lugareños tratan al viajero con cariño y generosidad. Si a esto añadimos los petrodólares que empujan la economía (procedentes del abundante petróleo), obtenemos como resultado un lugar muy interesante.”

No hay que ser de una pasta especial para viajar por África en furgoneta, solo hay que tener pasión por viajar

En el ámbito personal, la pareja reconoce que dar la vuelta a África en furgoneta ha supuesto un reto a la hora de sobrellevar la convivencia en un lugar alejado de la zona de confort. Lo que más ayuda en estos casos, dicen, es socializar con otros viajeros, “eso relaja tensiones y aporta frescura al a dinámica del viaje.”

Un viaje simple y sin lujos

África en furgoneta

Los periodistas aseguran que recorrer África en furgoneta (o en otro medio de transporte) invita a filosofar, “ver que se puede ser feliz con las cuatro cosas que tienen la mayoría de los africanos, te hace pensar que la necesidad de poseer los “lujos” que tenemos en los países más avanzados es algo absurdo, un espejismo. A veces llegas a conclusiones sorprendentes. La simplicidad ha sido el lema del viaje.”

Desayunos en la furgo a base de café, fruta y galletas, almuerzos ligeros. Como comida fuerte, la cena, casi siempre en chiringuitos locales. Este ha sido el menú de Alegría y José, excepto “los días que parábamos en sitios alejados de la civilización, que sacábamos nuestros embutidos envasados al vacío.”

Tras su aventura, el mensaje a los que están pensando en viajar por África en furgoneta es claro: “A los que tengan in mente coger la furgo y lanzarse a la carretera les digo que no se lo piensen, que realicen su sueño. Salir de viaje, en especial de viaje de aventura, implica renunciar a muchas comodidades, pero lo que te vas a encontrar en el camino te va a compensar con creces. Nunca te vas a arrepentir.”

Los protagonistas, un poco más de cerca

África en furgonetaAlegría tiene 58 años, está en paro, no de forma voluntaria sino porque “a estas edades es prácticamente imposible encontrar un empleo.” Jose tiene 62 años y está prejubilado. Ambos son periodistas y han trabajado prácticamente siempre en televisión. Entre viaje y viaje preparan lentamente, el siguiente, “nos dedicamos a investigar por internet la problemática del periplo. Esto incluye visados, carreteras, situación política (hoy en día es esencial), lugares de acampada, lugares a visitar, etc.” Por otro lado, hay que preparar la furgoneta, algo que no se hace en un día si lo haces con dedicación y tiempo para disfrutarlo, “hacemos las cosas despacito y disfrutando.”

Tienen tres hijos “de 21,23 y 24 años, todos estudiando, todos viviendo en casa, y los tres con sus cuartos desordenados. Nos gusta mucho el campo. Vivimos en Madrid y vamos mucho a la Sierra Norte. Aparte, tenemos amigos en otros puntos de la península y nos reunimos con cierta frecuencia. El caso es viajar.”

Otros viajes que te pueden interesar

Error: View d2441c3de9 may not exist