“Que tus trabajos hablen por ti”, Ed Camper.

furgoneta camper
Ed Camper - Furgosfera

Cuando Nieves y Elliots se conocieron, éste ya preparaba furgos en su garaje. De aquellas, ésta no era una afición tan popular como ahora, pero él la llevaba en la sangre. Su padre había tenido una empresa de alquiler de autocaravanas, así que tanto él como Samuel, su hermano, crecieron ligados a este mundillo cuando apenas empezaba a germinar en España.

Los orígenes de Ed Camper

A los 18 años, Elliots preparó su primera furgo, una T3. En 2008 conoció a Nieves y no tardaron mucho en encarar su primer proyecto como pareja: la restauración de la Chucotovy. Entre medias, este pionero de la camperización en España, había ayudado a varios colegas a preparar diferentes furgos, por puro placer. Pero la Chucotovy supuso un nuevo reto, pues requería una transformación total, tanto del interior como del exterior. Desde la reparación de óxidos y abolladuras en la chapa hasta un nuevo motor, pasando por una flamante mano de pintura roja, la instalación de dos toldos y el diseño e instalación de un interior tan completo como vanguardista. La Chucotovy se transformó en una diva para su tiempo y, aún a día de hoy, Nieves sigue diciendo que éste ha sido su trabajo favorito.

“Cada camperización era un reto en aquel entonces”

“Compartimos el trabajo en el foro de furgovw y tuvo una acogida que nos sorprendió”, cuenta Nieves. “De aquellas, no había muchas furgos en España y la gente conocía sobre todo la California. Pero estoy segura de que la Chucotovy contribuyó al auge de las T3”.

Suscríbete a Furgosfera

Empezaron a compartir otros trabajos en el foro, dándose a conocer, lo que hacía que ya no fueran solo amigos y conocidos los que los contactaban. Era 2008, en plena crisis, por lo que la idea de emprender ni se las pasaba por la cabeza. Pero el “hobbie” se les estaba creciendo mucho más de lo pensado. 

Por esa época, a Elliots le ofrecieron trabajo en Málaga, trabajando para Talgo como tornero fresador, así que la familia se trasladó. Y fue allí, en Málaga, donde nació oficialmente Ed Camper en 2010. 

camperización de Ed Camper“Cada camperización era un reto en aquel entonces”, rememora Nieves. “No había tiendas de accesorios camper y las marcas punteras te exigían unos mínimos a los que ni por asomo llegábamos. De hecho, trabajábamos con un distribuidor francés que nos cobraba como particulares. Tampoco se comercializaban los tableros aplacados con los que todos trabajamos ahora. Comprábamos los tableros y nos los aplacaban en una fábrica de muebles de cocina, pero como un favor personal ¡y bien cobrado!”.

Trabajo duro, profesionalidad, elegancia y humildad  

Durante los primeros años de andadura, combinaban el trabajo en su empresa con el trabajo por cuenta ajena. Pero en 2015 se trasladaron a Madrid con la intención de apostar al 100% por su proyecto, que crecería con la incorporación de Samuel, hermano de Elliots. 

“Para mudarnos a Madrid, camperizamos un autobús y ahí fue donde vivimos durante los primeros años, dentro de la nave de la empresa”, me explica Nieves. “Creo que la gente se sorprendía de ver a los niños correteando por ahí y de que los recibiéramos con el mismo mono de trabajo, en lugar de con un traje y un catálogo elegante. Pero esos somos nosotros. No somos una gran empresa, no somos una pareja de instagramers viviendo de su marca personal, no somos expertos del marketing y no nos gusta ir a ferias ni dar entrevistas. Somos una familia trabajadora, cuya experiencia les avala y cuyos trabajos son su mejor carta de presentación. El boca a boca ha sido siempre nuestro principal aliado”.

“Somos una familia trabajadora, cuya experiencia les avala y cuyos trabajos son su mejor carta de presentación.”

De hecho, me sorprende ver que hasta hace unos meses ni siquiera tenían redes sociales. “Llevamos muchos años en esto y siempre hemos puesto al cliente en primer lugar. Satisfacer sus necesidades es nuestra prioridad, hasta el punto de que ni siquiera rotulamos las furgos por fuera y esto ha sido punto de discusión entre nosotros. Sabemos la visibilidad que nos daría, pero hemos optado por no hacerlo para darle privacidad al cliente, que cuando llegue a un sitio no todo el mundo sepa de inmediato que la furgo está camperizada. Últimamente, hemos empezado a poner nuestro sello en algún mueble del interior, de manera que se vea solo cuando abres la puerta”.

maletero polivalente en una furgo camperizada por Ed Camper

Maleteros polivalentes, una seña de identidad

Escuchando a sus clientes, se dieron cuenta de la importancia de dejar los maleteros completamente libres de instalaciones, para poder adaptar este espacio a las necesidades de cada uno, lo que se ha llegado a convertir en una de las señas de identidad de la casa.

“Tenemos clientes que necesitan ese espacio para transportar material deportivo, otros que lo quieren convertir en un salón para los niños y otros que quieren tener una furgo polivalente, con la que transportar cosas cuando no están viajando”, explica Nieves. “Por eso, en los últimos años, nuestro esfuerzo se ha centrado en crear camperizaciones con el máximo espacio y capacidad en los maleteros. Siempre sin perder prestaciones ni confort en el resto del habitáculo y, sobre todo, sin perder autonomía, tanto de agua como eléctrica, que es lo que da la libertad a una cámper. Además, año tras año, seguimos innovando y probando diferentes productos y materiales, analizando su fiabilidad y su relación calidad-precio, descartando todo lo que de problemas, para poder ofrecer lo mejor a nuestros clientes”.

Cuando nació empezó a tirar del hilo, no sabe a dónde lleva, pero es rojo y eso le gusta, así que sigue tirando y tirando, disfrutando del camino sin preocuparse del destino. No sabe a dónde va, pero por ahora no puede ser más feliz de por dónde la ha llevado. Barcelona es uno de los amores de su vida. Le deprime la rutina. Y a veces se cree un búho, pero es más una pingüina.