Todo lo que debes saber antes de alquilar una furgoneta camper

Consejos para alquilar furgoneta camper
Imagen de digital designer en Pixabay

Alquilar una furgoneta camper puede ser una opción más interesante que la compra en algunos casos. Por ejemplo, antes de lanzarte de cabeza a comprar tu primera furgo, lo ideal sería hacer al menos un par de viajes en una de alquiler. No solo para ver si esta forma de viajar es para ti o no, sino también qué características buscaremos a la hora de comprar nuestro propio vehículo.

El alquiler también es una buena opción si no vas a viajar con tu camper tan a menudo ya que los gastos de mantenimiento son elevados entre seguro, itv, reparaciones, garaje… O en casos en los que llevar tu furgo hasta el lugar de destino sea más caro y engorroso que alquilarla allí directamente.

Sea cual sea tu caso, te será útil tener en cuenta estos consejos a la hora de alquilar una furgoneta camper.

Todo lo que debes saber antes de alquilar una furgoneta camper

1. No todas las furgos son iguales (ni vienen igual de equipadas).

Aunque seas la reina de la improvisación, para alquilar tu camper vas a tener que planificar un poco. Piensa a dónde quieres ir, qué actividades quieres hacer, cuánto tiempo vas a pasar dentro de la furgo, cuántas personas seréis, qué tenéis que llevar… y en base a eso elige el vehículo que sea más adecuado.

Si vais a pasar mucho rato dentro de la furgo, querréis poder poneros de pie dentro para no agobiaros. Si solo vais a usarla para dormir, ten en cuenta vuestro tamaño y necesidades. Recuerda que aunque una furgo o autocaravana diga que tiene espacio para seis personas no significa que sea cómoda. Asimismo, dependiendo de la naturaleza del viaje necesitaréis que la furgo lleve o no baño incorporado, calefacción estática, agua caliente, nevera de un determinado tamaño, etc.

Por último, no te olvides de preguntar si la camper viene equipada con ropa de cama, utensilios de cocina, sillas y mesas de camping… o tienes que llevarlo tú.

2. Elegir bien a tus compañeros de aventura es todavía más importante.

Obviamente, un buen partner in crime es importante para el éxito de cualquier viaje. Pero cuando hablamos de pasar varios días conviviendo en un espacio muy, muy limitado y con poca o nula privacidad… es clave.

Hablad claro sobre vuestras necesidades, preferencias y expectativas. Asegúrate de que todos queréis lo mismo y que sois conscientes de las posibles limitaciones e incomodidades de un viaje de este tipo. Seguro que no quieres acabar pasando tus vacaciones en una furgo con alguien que se despierta al más mínimos ruido y está irascible cuando no ha dormido bien. O con alguien que es incapaz de mantener un mínimo de orden cuando el espacio de almacenamiento es mínimo y común. Dependiendo del plan, quizás tampoco tu amigo el que no puede pasar un día sin ducha es el mejor compañero. Por eso, define bien el tipo de viaje y filtra mejor.

3. En tema seguros, lo barato puede salir caro.

La mayoría de empresas de alquiler de furgos ofrecen un seguro muy básico con una franquicia bastante alta. Reducir la misma o ampliar coberturas suele suponer un desembolso extra pero que muchas veces merece la pena. Valóralo dependiendo de tu experiencia, del tipo de terreno por el que vayas a conducir, del estado y la antigüedad del vehículo… Y antes de salir chequea todo muy, muy bien para que no puedan culparte por un desperfecto preexistente. Y si alquilas entre particulares, mejor hazlo a través de una plataforma que te ofrezca garantías y siempre con contratos de por medio.

4. La información es poder.

Reunir toda la información que puedas antes de partir te permitirá improvisar mejor después. No tienes que llevar todo atado de antemano, pero si saber cuales son tus opciones. Investiga todo lo que puedas sobre la ruta que quieres hacer, mira el estado de las carreteras, busca posibles lugares para pasar la noche, si vas a otro país averigua la legislación respecto a la pernocta en áreas públicas…

Y, por otro lado, intenta preveer que dudas técnicas te pueden surgir y resolverlas por anticipado. Averigua cómo enganchar la electricidad, cómo funciona el gas si lo hay, cómo utilizar la calefacción, cómo cargar los depósitos de agua, como realizar el vaciado de las aguas negras y grises, etc. Recuerda que estos depósitos solo pueden vaciarse en lugares especialmente indicados para eso y que no será la parte más bonita del viaje. Claro que otra opción es evitarlo no utilizando el baño dentro de la furgo.

5. Conducir una furgo no es lo mismo que conducir un coche.

Si nunca has conducido una antes, practica un poco antes de lanzarte a la carretera. Ten en cuenta que su mayor altura, las hace menos estables. A la hora de adelantar, aparcar o tomar curvas, no olvides que es un vehículo más largo de lo que estás acostumbrado.

Por último, recuerda que la velocidad máxima para furgos es de 90 km/h en carreteras convencionales y de 100 km/h en autovías y autopistas. En cuanto al resto de vías, la velocidad permitida es de 80 km/h salvo en ciudad, donde se mantiene el mismo límite que los turismos, es decir, 50 km/h.

Y con estos consejos ya estás preparado para disfrutar de tu primer viaje en furgoneta camper de alquiler. Solo añadiría que te lleves una buena selección musical para poner banda sonora a tu viaje y ¡a disfrutar!

¿Añadirías algún otro consejo a esta lista?