10 consejos imprescindibles para viajar en furgoneta

Después de un año difícil, todo apunta a que en este verano las restricciones para viajar serán mucho menores a las que hemos tenido durante 2020 y gran parte de 2021. Por eso, si tienes una furgoneta o te gusta viajar por carretera seguramente estés mordiéndote las uñas contando los días que faltan para coger esos días de vacaciones que todos necesitamos, y salir a recorrer el mundo.

Ser propietario de una autocaravana o una furgoneta proporciona diversión, felicidad y una incomparable sensación de libertad. Si eres propietario, conocerás esa sensación; y si no, siempre puedes probar, por ejemplo optando por el alquiler de furgonetas en Valencia o en otras ciudades donde se ofrecen. Y es que hay algo que el resto de medios de transporte no pueden ofrecer: puedes ir donde quieras cuando quieras, y no dependes de horarios (como en trenes, aviones o autobuses) ni de hoteles, porque llevas la casa a cuestas.

Consejos básicos para viajar en furgoneta

Ten claro qué puedes y qué no puedes hacer: es decir, conviene conocer y respetar las reglas. Estos años de pandemia, la primera norma que debes consultar es la relativa a dónde puedes ir legalmente y dónde no. Como decíamos al comienzo, es probable que las restricciones se vayan levantando poco a poco, pero hoy por hoy a comunidades autónomas y países que han prohibido la entrada en su territorio sin motivos justificados. Otras normas que deberás consultar son las relativas a dónde puedes estacionar y pernoctar.

Suscríbete a Furgosfera

Revisa el vehículo: este consejo básico para cualquier desplazamiento en vehículo a motor es igualmente válido si el vehículo va a ser tu casa. Realiza las revisiones obligatorias, comprueba el aceite, la presión de las ruedas y todos los elementos de seguridad del vehículo.

Planifica la ruta: este consejo depende de tu experiencia. Si eres novato, te aconsejamos que tengas más o menos decidido por dónde quieres viajar, y que optes por rutas sencillas. En cambio, si eres veterano y ya conoces los pormenores de viajar en furgoneta, podrás exprimir al máximo toda la libertad que da este medio de transporte.

– Planifica dónde comer y dormir: por supuesto que puedes plantarte donde lo desees, y ese es uno de los grandes atractivos del viaje, improvisar. Pero si no quieres superar el presupuesto y perder mucho tiempo buscando donde pernoctar, lo aconsejable es que tengas previsto dónde pasarás la mayor parte de las noches.

Programa las distancias y mantén la seguridad: a veces, es inevitable dejarse llevar por la tentación de llegar más lejos. Viajas y duermes en el mismo lugar, y ves la oportunidad de conocer un destino soñado con solo hacer otros cien kilómetros. Está bien, pero no bajes nunca la guardia. Si quieres llegar más lejos, haz turnos de conducción y descansa. El viaje no debe ponerte en riesgo.

Ten a mano los objetos indispensables: en una furgoneta hay de (casi) todo, y es inevitable que con el paso de los días, el desorden aumente. Trata de que las cosas básicas estén siempre localizables: mecheros, mapas de carreteras, linternas, chubasquero, medicamentos, crema solar… Puede darse una emergencia, y tener que rebuscar en toda la furgoneta es una lata.

Haz una lista y lleva solo lo imprescindible: pronto comprobarás que en una furgoneta, el espacio es vital. Lo necesitáis para comer, para asearos y para dormir, no para llevar objetos que no vais a necesitar.

Mantén (cierto) orden y la limpieza: el viaje es libertad y disfrute, pero si vais a pasar días o semanas en la furgoneta, es imprescindible mantener un mínimo de orden.

–  Cuidado con las reservas de agua: del agua de la furgoneta depende tu aseo y la limpieza, así que revisa siempre que tengas suficiente para lo más básico.

Ten a mano tu smartphone: hoy en día es un básico. En él tienes toda la información que vas a necesitar: estacionamientos, comidas, gasolineras y GPS. Puedes también descargarte apps con toda la información necesaria para viajar en furgoneta, que lo harán todo mucho más sencillo.