9 cosas a tener en cuenta antes de camperizar una furgoneta

cosas a tener en cuenta antes de camperizar tu furgoneta

Hay una serie de cosas a tener en cuenta antes de camperizar una furgoneta. Al fin y al cabo, va a ser tu (segunda) casa. Igual que antes de lanzarte a comprar o renovar una propiedad inmobiliaria, piensas qué uso le vas a dar, cuántas habitaciones necesitas, qué tamaño y distribución te viene mejor… Al comprar y camperizar una furgoneta cámper deberías seguir un proceso parecido.

Muchas veces, las prisas o la falta de experiencia nos hacen cometer errores que luego lamentaremos cada vez que vayamos de viaje.  Por eso si estás en proceso de compra o cambio de tu cámper, aprovecha que la vida nos ha puesto en pausa y tómate todo el tiempo que sea necesario para diseñar tu furgo ideal.

camperizar tu furgoneta

Pero, ¿cuáles son esas cosas a tener en cuenta antes de camperizar una furgoneta?

Suscríbete a Furgosfera

En TMCamper saben lo importante que es que tu furgo sea exactamente lo que tu necesitas y no una copia de un diseño que te gustó en Instagram, por eso dan suma importancia al asesoramiento previo a la camperización, y han compartido con nosotros el paso a paso que siguen para diseñar la furgo de tus sueños.

9 cosas a tener en cuenta antes de camperizar una furgoneta:

  1. La furgo: ¿tienes furgo? ¿o estás buscando una? ¿Nueva o de segunda mano? ¿Qué tamaño?“Es muy importante este punto ya que hay normativas a tener en cuenta”, explica Amèlia, de TMCamper. “Podemos encontrarnos con que el furgón no se pueda homologar. Por eso consideramos importante hacer una visita previa incluso antes de tener la furgo. Nosotros ofrecemos servicio de atención y asesoramiento sin ningún tipo de coste. De este modo, podemos compartir ideas, ver accesorios e instalaciones, comentarlo todo, resolver dudas, etc.”, continúa.
  2. El modelo: ¿qué modelos son mejores? “En preferencias de motor, marcas, estéticas, etc., no solemos entrar. Para gustos, colores”, dice Amèlia. “Pero para nosotros, las mejores furgonetas para trabajar son modelos cuadrados y anchos, con pocas curvaturas interiores y siempre sobre una furgoneta industrial. Pelada. Estas pueden ser la Fiat Ducato, Citroen Jumper o Peugeot Boxer”. También tenemos que tener en cuenta los caballos para no quedarnos cortos de motor. “Queremos que la furgo nos lleve a muchos sitios una vez equipada y que no le sea un martirio”, agrega.
  3. Las plazas: ¿cuántas personas vais a viajar y dormir en la cámper habitualmente? Un consejo de la experta: “Si estás pensando en poner más plazas con la idea de llevar a los amigos, primos… ¡No! Tu prima o tu amiga van a venir dos veces al año como mucho. Ahórrate las plazas y un buen dinero. Si las plazas no son absolutamente necesarias, podemos sacar una furgoneta muy cómoda y espaciosa para dos personas. Por supuesto, hay que tener en cuenta el futuro. Si entra en nuestros planes aumentar la familia próximamente, quizás nos sale a cuenta adelantarnos y hacer la inversión”.como camperizar tu furgoneta
  4. El volumen: “Nosotros solemos recomendar H2L2 para dos plazas y H2L3 para entre tres y cinco plazas. La L4 es muy larga y se suele recomendar cuando necesitamos, por ejemplo, una zona de garaje. El tema altura dependerá de si queremos cama elevable, de la altura de los propietarios, de cuánto tiempo vamos a pasar dentro, etc.”.
  5. La finalidad: ¿A qué irá destinada la furgoneta? ¿Qué tipo de viajes vas a hacer con ella? ¿Fines de semana y vacaciones? ¿Travesías? ¿Competiciones? ¿Giras de música? “Nos encanta conocer y cotillear con nuestros clientes”, confiesa la experta de TMCamper. “A qué se dedican, su estilo de vida, si es la primera vez que van a viajar en furgo o ya son veteranos… Cuando conoces un poco la manera de ser/vivir de alguien puedes adaptarte mucho mejor”.
  6. La configuración: ¿De qué espacio disponemos? ¿Para cuántas plazas? ¿Qué queremos incluir? ¿Cómo lo queremos distribuir? “Las plazas y el tamaño de la furgo mandan”, afirma Amèlia. “En caso de no tener plazas supletorias, recomendamos quedarnos solamente con dos plazas giratorias delanteras. El asiento doble nos quita demasiado juego y espacio. Además, es muy incómodo para los pasajeros. A partir de ahí podemos sacar una distribución muy cómoda para dos personas. Para cuatro plazas, la configuración convencional es la que mejor funciona. Pero siempre existen alternativas que sugeriremos teniendo en cuenta el equipaje que suela cargar la familia, los deportes que practiquen, las instalaciones, etc.”.
  7. La estética: ¿Qué estilo quieres darle a tu cámper? ¿Qué colores te gustan? En TMCamper se han apuntado al furor del estilo Nórdico: “El material para hacer las estructuras es siempre contrachapado de chopo blanco. Para los detalles, damos a escoger entre varios tipos de maderas naturales. Junto con el cliente, definimos la estética y la combinación de colores en techo, paredes, suelo, tapicería, etc.”.
  8. Las instalaciones: ¿Qué opciones de agua caliente y/o calefacción te conviene? ¿Qué ventanas y claraboyas? ¿Y la cocina? No es lo mismo si vas a viajar por climas cálidos que si planeas ir a ver auroras boreales con la furgoneta. Tampoco si vas a hacer la mayoría de comidas en la furgo o si tu idea de cocinar es abrir un vino y cortar unos embutidos. “Hay que saber adaptarse a las prioridades, necesidades y presupuesto del cliente”, dice Amèlia. “Siempre damos nuestra opinión de los productos, asesoramos sobre nuevos modelos y las ventajas e inconvenientes de cada opción”.
  9. Los extras: ¿Necesitas un toldo? ¿Un portabicicletas? ¿Estás seguro de que los vas a necesitar? “Los extras no suelen ser económicos”, asegura Amèlia. “Cuando el cliente no acaba de estar seguro de si necesita o no un accesorio le aconsejamos esperar a ver si lo echa o no en falta”.que pensar antes de camperizar tu furgoneta