Cultura Camper hará la furgo de tus sueños

    Cultura Camper hace la furgo a tu medida

    Hace un par de años que dos amigos crearon su empresa de transformación de furgonetas. Víctor, planchista, y Mario, mecánico, se habían dedicado durante años a mimar y restaurar coches clásicos y de época. Durante esa experiencia profesional estuvieron en contacto con clientes exigentes y muy pendientes de los más pequeños detalles. Entonces decidieron dar el salto al mundo de las furgonetas para ocio, creando Cultura Camper.

    Para ellos es un estilo de vida, no solo se trata de viajar en furgoneta, sino el estar en contacto con la naturaleza y disfrutarla in situ a través del deporte: snowboard, descenso de montaña en bicicleta, alpinismo, surf o kitesurf. A la vuelta de la actividad deportiva un hogar sobre ruedas dará la bienvenida a los cansados aventureros. Víctor y Mario llevan años disfrutando a nivel personal de esta forma de ver la vida con sus furgonetas transformadas.

    Las instalaciones de su empresa se encuentran muy cerca de Barcelona, en Sant Feliu de Llobregat. Allí conoceremos a una plantilla de seis trabajadores que convierten ideas en sueños sobre ruedas. La visita a su casa es muy recomendable para conocer el ambiente de trabajo y las posibilidades que ofrecen. En su página web, hay una treintena de furgonetas transformadas para ir abriendo el apetito.

    Camperizaciones totalmente a la carta

    Suscríbete a Furgosfera

    Cultura Camper prepara las furgonetas para que uno se sienta como en su casa, con todo a su gusto. Estos preparadores no hacen dos camperizaciones iguales, todo se hace a medida y según los requisitos de la clientela. Sirva de ejemplo esta Citroën Jumper L3H2 que fue mostrada en el Salón del Caravaning de Barcelona recientemente. Tiene todo lo necesario para llevar equipamiento deportivo o de aventura para una escapada.

    Cultura Camper camperiza a la carta

    Cuenta con las comodidades propias de una autocaravana de talla superior, pero con las ventajas evidentes de un vehículo más ligero y compacto. Gracias al techo alto hay espacio para una cama elevada, además, este es panorámico y permite contemplar el cielo estrellado por la noche. La segunda cama, instalada en la parte trasera, se ha colocado en una posición elevada para dejar espacio al equipo de kitesurf o una barbacoa plegable. No solo eso, también se ha previsto un hueco para que un perro pequeño pueda estar a sus anchas en un espacio para él.

    No estamos ante la típica preparación camper, encontramos más mimo en los detalles. Los muebles están colocados en posición volada, es decir, sobre el piso, con esquinas redondeadas y una funcionalidad que nos recuerda a los teléfonos móviles. Los botones están integrados y no sobresalen, quedando visualmente disimulados. Los tiradores de los muebles recuerdan al mundo de la marroquinería y las maletas. El diseño aúna modernidad y naturalidad.

    La cocina dispone de doble fuego de gas y fregadero con tapa, un pequeño mueble para colocar especias y condimentos, así como una nevera y armarios para colocar el menaje. Los asientos delanteros se dan la vuelta para conformar una estancia agradable para cuatro adultos. La tapicería de los asientos está personalizada y va a juego con el diseño de los muebles, resultando en una evidente armonía. Además, la mesa plegable en un lateral tiene un pequeño saliente si se precisa un poco más de superficie.

    Camperización de alto nivel
    No falta un completo cuarto de baño en el que hay lavabo, dos prácticos armarios, WC portátil e incluso ducha de agua con termo y la posibilidad de tener vistas hacia el exterior. Si hace mal tiempo o queremos desconectar tras la jornada, el proyector de la parte superior permite disfrutar de películas o series con un toque adicional de encanto respecto a un televisor plano. Todo está pensado para ofrecer una experiencia acogedora, incluyendo los detalles del sistema de iluminación o el equipo de música de alta fidelidad.

    Se trata tan solo de un ejemplo de lo que Cultura Camper puede hacer. Parten de una furgoneta industrial común. Si no se tiene claro desde qué modelo hay que empezar, ellos se encargan de asesorar. Han transformado desde modelos compactos, como una Caddy, a versiones de batalla larga y techo alto de segmento grande (L4H3, más de 5 metros). De hecho, colaboran desde hace meses con un concesionario oficial Ford en su zona, Tarraco Center.

    Sus preparaciones tienen como premisa fundamental la calidad, el precio de la preparación depende más de los accesorios que deseen instalarse que de los materiales o el nivel de ejecución. Una vez con la furgoneta en sus manos se encargan de todo: sistema de calefacción, muebles a medida, techo elevable, aislamiento acústico y térmico Kaiflex, placas solares, baterías adicionales, camping gas, iluminación interior o la miscelánea. Los componentes son de marcas reputadas y reconocidas como Waeco, Fiamma, Dometic Group o Webasto.

    ¿Qué hay del equipamiento auxiliar? Cultura Camper se ocupa de todo: mesas, sillas, toldos, menaje, ganchos de acero, instalación de remolque, portaequipajes… Y si pedimos algo que no tienen en el catálogo, se encargarán de buscarlo e instalarlo.

    La homologación de toda la instalación también queda resuelta, por lo que las camperizaciones son llave en mano, listas para salir a la primera escapada. Las posibilidades están solo limitadas por la imaginación del cliente. Las preparaciones más completas, con una generosa dotación de equipamiento y en modelos de gran tamaño, están en el entorno de los 25.000 a 30.000 euros, furgoneta aparte. El plazo medio de la transformación está entre dos y tres meses para modelos grandes.

    La gama de modelos que pueden transformar es bastante amplia, incluyendo todas las generaciones de Volkswagen (T1 a T6) sin olvidar las Caddy o Crafter, las compactas Renault Kangoo, Dacia Dokker o Ford Tourneo Connect, la Transit Custom o las majestuosas Mercedes-Benz Sprinter, Hyundai H350 u Opel Movano. Cubren toda la oferta de comerciales ligeros que hay en el mercado.

    Para los que ya cuentan con su furgoneta transformada disponen de servicios postventa como la limpieza y desinfección o el de mecánica. Si se desea, se puede encargar una transformación de suspensión con sistema neumático, en función del modelo. ¿A qué esperas para ponerte en contacto con ellos?