¿Qué madera usar para camperizar tu furgo?

    madera para camperizar la furgo

    Ya tienes tu furgo y has decidido camperizarla (tú solo o con ayuda de un profesional). Has elegido el modelo, los colores, la disposición, los aislantes, pero, al llegar a los muebles, te surge la gran duda: ¿qué madera uso para camperizar mi furgo?

    Aglomerado, contrachapado, hidrófugo, fenólico, chopo, abedul, resistencia, durabilidad, peso… un montón de palabras y factores se mezclan en tu cabeza mientras tratas de decidir qué madera es la más adecuada a las necesidades de tu furgo y a tu bolsillo.

    Para intentar ayudarte a poner un poco de orden en este mar de conceptos hemos contactado con alguien que de madera, de muebles y de furgos, sabe un cacho. Sergio, que un buen día decidió mezclar dos de sus pasiones: la carpintería y las campers, sin saber que estaba plantando la semilla de su futura empresa. Con la creación de Camperland, hace un año y medio, esas dos pasiones se han convertido en su modo de vida.

    Suscríbete a Furgosfera

    Sergio nos ha explicado los principales tipos de tableros de madera, las ventajas e incovenientes de cada uno y cuál ha elegido él usar en los módulos de Camperland y por qué.

    ¿Cómo elegir la mejor madera para camperizar mi furgo?

    Aunque existen cientos de tipos de madera, vamos a centrarnos en los más comunes para estos menesteres y ver las cualidades de cada uno:

    1. Aglomerado: El aglomerado está formado por virutas de madera o serrín mezcladas y encoladas. Es una opción muy barata, pero no es lo más recomendable si quieres que tus muebles duren. No resiste bien el movimiento, por lo que los tornillos suelen acabar cediendo, ni la humedad. Es bastante pesado y muy poroso, por lo que es necesario barnizarlo. Además tiene un acabado feo que hace casi necesario usar embellecedores, subiendo así el precio.
      • Aglomerado hidrófugo: Es aglomerado al que se ha sometido a procesos que lo hacen más resistente al agua. Tiene un aspecto verdoso. Sigue siendo demasiado pesado y poco resistente al movimiento y al peso.
    1. Fibra de madera o DM: Los tableros de fibra o Densidad Media se elaboran prensando fibras de papel. Está mucho más compactado que el aglomerado por lo que es menos poroso y más resistente. Aún así no es resistente al agua y el movimiento también le afecta (los tornillos se acaban pasando de rosca). Además, es mucho más pesado.
      • DM hidrófugo: Al igual que al aglomerado, se le puede aplicar un tratamiento impermeabilizante en su fabricación que le confiere un aspecto verdoso (aunque también lo encontramos en color natural) y mayor resistencia al agua.
    1. Contrachapado: Los tableros de contrachapado están formados por láminas o chapas de madera natural superpuestas. Se colocan alternando la dirección de las vetas de la madera, se encolan y se somete a presión. Es una madera ligera y resistente al peso y al movimiento. Es más resistente al agua que los anteriores, pero sigue siendo bastante poroso por lo que se debe tratar con laca o barniz. Dentro de los contrachapados, tenemos diferentes tipos según el origen de la madera utilizada. Los más comunes son:
      • Chopo: Es el más ligero y flexible de todos, pero también el menos resistente. Si vamos a usarlo para superficies que tendrán que soportar peso tenemos que elegir un contrachapado de al menos 2 cm. Es el más barato.
      • Pino: Es el más resistente, por lo que es ideal para muebles que vayan a soportar mucha presión, pero también es el más pesado.
      • Abedul: A medio camino entre ambos, es el punto de equilibrio entre peso y resistencia. Es el más caro.
    2. Contrachapado fenólico: Es un contrachapado (de chopo, pino, abedul…) cuyas láminas se han encolado con resinas fenólicas, que son resistentes al agua. Si además estas láminas han sido seleccionadas y tratadas para resistir la putrefacción y para su uso continuado en exteriores, tendremos contrachapado marino, la creme de la creme. Obviamente se trata de las opciones más caras, pero también de las que nos garantizan mayor durabilidad.

    contrachapado para los muebles de la furgo

    Como ves, hay opciones para todos los bolsillos, pero no podemos esperar los mismos resultados de unas que de otras. Por lo que a la pregunta de qué madera utilizar para camperizar tu furgo solo puedes responder tú, dependiendo de tus posibilidades y necesidades.

    En lo que respecta a Sergio, él lo tiene claro:

    “Nosotros usamos contrachapado fenólico 100% abedul en 12 mm. Es ideal para el tipo de kit que nosotros fabricamos ya que es un tablero algo más pesado que el chopo, sobretodo por las resinas fenólicas con las que se ensambla, pero esto hace que este tablero sea resistente a la humedad y a los cambios de temperatura. Por otra parte este tablero tiene una mayor resistencia que el chopo y una altísima durabilidad.

    Además, al trabajar con el grosor de 12 mm (reduciendo peso respecto a los habituales 15-16 mm, también de manera visual) y mecanizar el tablero tal y como lo hacemos conseguimos que la cama sea flexible lo que le da un plus de comodidad. Gracias al proceso de fabricación, conseguimos unos kits ligeros con un material de primera calidad. El único inconveniente que tiene es que es caro y que al trabajar con 12 mm de grosor no tenemos tanta variedad de accesorios como bisagras, cierres, etc.

    Respecto a los acabados, combinamos tres en nuestros kits. Utilizamos un acabado rugoso con forma de panel de abeja y de fácil limpieza para la propia base del mueble y algunas piezas. Para las piezas que están en contacto con los colchones, usamos un acabado antideslizante, lo que evita que se muevan aunque vayan en piezas independientes. Por último, en las partes mas vistas y con mas posibilidad de desgaste, utilizamos un acabado en HPL a doble cara”.

    Aquí puedes ver los kits que fabrica Sergio en Camperland. Si aún tienes dudas sobre qué materiales o madera usar para camperizar tu furgo o sobre sus productos, puedes contactarlos por redes sociales o llamarlos, estarán encantados de ayudarte.