Cómo tratar un corte

cómo tratar un corte
Photo by Eldar Nazarov on Unsplash

«¡Mierda! ¡Me he cortado, hostia!», exclamó Urko el 29 de agosto cuando se dirigía a pasar a unas maravillosas vacaciones por Portugal.

¡Si! El que dijo ese fui yo. ¿Por qué? Pronto lo sabréis. Y sabréis también cómo tratar un corte, si sois vosotros los protagonistas de la historia.

Cómo tratar un corte

Después de unas vacaciones de casi un mes por el país vecino, yo no voy a ser el que os cuente las calas increíbles y los lugares magníficos en los que he estado. Yo, el Enfermero Furgonetero, os voy a hablar de la necesidad de un buen botiquín en la furgo, AC o vehículo vivienda ya que en unas vacaciones pueden ocurrir muchos percances.

Suscríbete a Furgosfera

Como este. Es el primer día de vacaciones y me hago un corte de unos 3 cm con un cúter en el dedo gordo de la mano. Estaba intentando volver a pegar la dichosa placa solar que había colocado en los días anteriores y no se pegaba ni con tres pegamentos de contacto diferentes…

En estos momentos, a cualquier persona se le pueden pasar por la cabeza muchas pero que muchas dudas:

  • ¿Qué hago?
  • ¿Me tendrán que coser?
  • Sangro mucho, seguro que me desangro.
  • Etc.

¡Lo sé chic@s! Cualquiera se pondría nervioso. Pero cuando sabemos anticiparnos a los problemas que pueden ocurrir nos relajamos y todo es más fácil.

Pasos a seguir para curar un corte

  1. Intentaremos siempre tocar la herida lo más limpios posibles (la mejor opción, utilizar guantes).
  2. Detener la hemorragia. Deberemos tapar la herida con gasas o en su defecto con un tejido sin pelo.
  3. Limpiaremos la herida con suero fisiológico. 
  4. Desinfectaremos la herida con antiséptico (clorhexidina, povidona yodada, agua oxigenada, etc.).
  5. Taparemos la herida (nunca utilizar papel, algodón o material que se quede adherido). 
  6. En caso de ser necesario, acudiremos a Urgencias más cercanas.

En mi caso, mi dedo salió ileso. Se movía perfectamente y no necesité ir al hospital. En vuestro caso, si tenéis cualquier corte no dudéis en acudir a cualquier hospital o centro de salud de la zona en la que estéis en ese mismo momento. 

No todos los cortes necesitan puntos, por lo que siempre hay que hacer caso al profesional al que acudimos. En mi caso, con unos puntos de aproximación y en dos semanas que duraron las vacaciones estaba curado.

Los que seguís mis artículos sabéis que siempre me gusta hacer hincapié en la buena higiene y cuidado de las heridas. Necesitaremos una buena limpieza diaria con el fin de conseguir que la herida no se infecte y evitar acabar tomando antibióticos que, si hubiésemos hecho las cosas bien, no necesitaríamos. 

Alguno pensara: “Ya está el pesado de siempre contando historias”. Solamente quiero responderle que lo que cuento por aquí es para ayudar. Como me han dicho muchas veces muchos profesores en la escuela: ¡Yo ya me lo sé! ¡Lo que quiero es que lo aprendáis vosotros!