Un mundo para 3: Viajando en familia

Fotos: Un mundo para 3

Un mundo para 3: Viajando en familia

Un mundo para 3 son una familia de 3+1: Octavio, Montse, Álvaro y Cali, la T5 que les ha acompañado en muchas experiencias de su vida viajera.

Fue la última en llegar, hace ya 9 años, cuando la familia decidió que había llegado el momento de recorrer el mundo montados en una furgoneta. Aseguran que el día que fueron a recogerla se les caían las lágrimas de pura emoción: «la deseábamos con todas nuestras fuerzas. Por fin había llegado para quedarse y acompañarnos en nuestros viajes. Ya hemos recorrido con ella más de 200 días por Europa, es una más de la familia. Es la mejor inversión que hemos hecho nunca«, asegura Montse.

Aquel primer día no pudieron esperar a estrenarla: «nos montamos, el motor empezó a rugir y nos pusimos rumbo a casa«. Pero entonces decidieron que los elementos se habían alineado para pasar la primera noche junto a ella: verano, calor, viernes, luna llena… en fin, que había que estrenarla ya. Así que cogieron lo necesario y pusieron rumbo al sur de la isla de Tenerife donde «levantamos el techo, colocamos la mesa y cenamos bajo una enorme luna llena.« Desde entonces, no se han separado.

La furgo nos aporta una sensación de libertad difícil de describir con palabras.

Suscríbete a Furgosfera

Un mundo para 3

Un mundo para 3 en acción

Cuando llegan a municipios pequeños donde no existen campings para estacionar no pasan desapercibidos: «lo más divertido que hacemos con ella es quedarnos a dormir en el centro de los pueblos pequeños que carecen de campings. Cuando vemos la cara de los lugareños al ver la furgo con el techo levantado en mitad de la plaza del pueblo, les comentamos que solo vamos a dormir y que por la mañana nos vamos. Nos encerramos dentro y hasta nos dan las buenas noches, es increíble, nunca nos han echado de ninguno de ellos, al contrario, nos vienen y nos preguntan de donde venimos, que vamos a visitar etc… En España esto sucede menos, pero en países como Eslovenia, Eslovaquia o Hungría sí que lo hacemos con asiduidad.»

Octavio es el que ha contagiado a todos su pasión por los viajes, ya que en su juventud recorrió con sus padres España y Portugal. Se cruzó por el camino con Montse, que no había tenido la misma suerte de niña y enseguida la enganchó ese modo de vida. Cuando llegó Álvaro no quisieron renunciar a su gran pasión y no dudaron en llevarse a sus viajes al bebé recién llegado: «la etiqueta de locos fue solo al principio, hemos de reconocer que nuestra forma de viajar era un tanto especial y más con un bebé. Hoy en día esa etiqueta ya se ha caído y ahora somos unos privilegiados que disfrutamos con nuestro hijo haciendo lo que más nos gusta, viajar. Ya ves, hemos pasado de ser unos locos a ser unos privilegiados, no está mal, ¿eh?.»

Un mundo para 3

Álvaro hoy en día está más que acostumbrado: «para mi es de lo más normal, raro se me haría dejar de viajar, me gusta y disfruto haciéndolo y espero seguir así.» El equipo de un mundo para 3 recuerda la importancia de no dejar basura por donde se pasa, respetar el entorno y no hacer más ruido del necesario, «aunque parece una ridiculez, por desgracia, cuando viajas con la furgo te encuentras a menudo con gente que lo hace y luego esa fama la pagamos justos por pecadores.« Aseguran que a bordo de su T5 están cumpliendo muchos de sus sueños pero aún les queda el más ambicioso: la vuelta al mundo los cuatro juntos, ¿qué os parece?.

Síguelos en: www.unmundopara3.com