Bilbao en furgo: un paréntesis en tu ruta por el norte

Si piensas en Bilbao, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza? El Guggenheim, por supuesto, o quizá sus maravillosos pintxos. Sin embargo, Bilbao es mucho más. Lo llaman el corazón del País Vasco, ya que es una ciudad cosmopolita y abierta, con un inmenso patrimonio capaz de cautivar a cualquier viajero sobre ruedas. Si no tienes furgo, lánzate al alquiler de furgonetas camper en Bilbao y acude a la llamada del universo vasco en una ciudad que late al ritmo de su historia. ¡Nos vamos a Bilbao!

Recorrer Bilbao sobre ruedas

Primero, el Guggenheim

El Museo Guggenheim de Bilbao expone obras artísticas de todo tipo en un edificio que en sí mismo ya es una obra maestra. Diseñado por Frank Gehry, este icono mundial de la arquitectura vanguardista del siglo XX y todo un símbolo de la regeneración de Bilbao, suponen 24.000 metros cuadrados, de los cuales 11.000 son para exposiciones artísticas.

Suscríbete a Furgosfera

Cada año, más de un millón de curiosos y apasionados del arte lo visitan, por lo que el Guggenheim se ha convertido, por detrás del Reina Sofía de Madrid, en el segundo museo dedicado al arte contemporáneo más visitado del país. A sus puertas, Puppy, la adorable escultura perruna de flores frescas que lo custodia.

Pasea por el parque Casilda Iturrizar

Madrid tiene El Retiro, Nueva York el Central Park y Bilbao el Parque Casilda Iturrizar como el pulmón verde de la ciudad. Un lugar perfecto para pasear o tomar fotografías de sus estanques o sus más de 1.500 árboles de 71 especies diferentes, también con los más pequeños.

Luego, siempre puedes refrescarte en alguna de sus dos cafeterías al aire libre, una de ellas perteneciente al famoso Museo de Bellas Artes, otro imperdible de Bilbao si te encanta ver arte en tus viajes en furgo.

Ponte las botas en el Casco Viejo

Con todas sus callejuelas adoquinadas, recorrer las “7 Calles” del Casco Viejo de la capital vizcaína es una visita obligada para descubrir el verdadero origen de la ciudad. Si partes desde la Plaza Nueva, podrás parar de bar en bar para probar la infinidad -y deliciosos- pintxos que estos te ofrecen.

Tampoco olvides acudir al famoso Mercado de la Ribera, tan bonito por fuera como por dentro y ganador de un Guiness en 1990 como el mercado cubierto más grande de Europa. Su variedad gastronómica y su animado ambiente entre pintxos y comerciantes te dejará igual de boquiabierto como sus impresionantes vidrieras interiores. ¡Salivera!

La Ría de Bilbao

Los bilbaínos no envidian la playa, ya que ellos no la tienen pero casi. Está la Ría, espina dorsal de la villa, y una auténtica delicia para darse un paseo por cualquiera de sus riberas. Si no te apetece andar, siempre puedes navegar o verla desde el agua haciendo paddle surf, piragua o remo, algo habitual en parte del día a día del paisaje.

A lo largo de la Ría también se extienden los edificios más emblemáticos del skyline bilbaíno. Entre otros muchos, el Guggenheim, las Torres Isozaki, el Puente Calatrava, el Puente Colgante, o el Museo Marítimo, muy influyente en la historia de la ciudad.

Pásate por la costa vizcaína

Bermeo

Por otra parte, a solo 30 km de Bilbao, la bahía de Vizcaya también cuenta con parajes naturales como San Juan de Gaztelugatxe, el encantador pueblo de sabor marinero enclave protagonista de la famosa serie de TV ‘Juego de Tronos’, situado en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. En Bermeo tampoco te pierdas el Cabo Matxitxako, la isla de Izaro y, en el interior, el Bosque de Oma.

Getxo

Para finalizar la ruta, te recomendamos dos de los pueblecitos más bonitos de la costa vizcaína para visitar con tu furgo. Uno es Getxo, a unos 15 km de Bilbao, conocido por sus playas y acantilados. Una vez allí, no te puedes ir sin visitar Algorta, o el Puerto Viejo, una pequeña villa de pescadores ideal para degustar sus famosos pintxos con vistas al mar.

Pernoctar en Bilbao

  • Área privada de Kobetamendi. Está en el monte Kobeta nº31. Con capacidad para 70 plazas, tiene una estancia máxima de 48 horas y con un coste de 15 euros por vehículo y noche. Es tranquilo, con vistas y dispone de baños públicos.
  • Área del Bilbao Hostel. En los jardines del Bilbao Hostel existe un pequeño parking de pernocta habilitado con todos los servicios y 8 plazas disponibles. El coste son 7,50 euros por persona y noche. Incluye agua, luz, desayuno, duchas y zonas comunes del hostel. 
  • Área de Sopelana. Cerca de Uribe, esta área de pernocta es gratuita. Dispone de 24 plazas con una estancia máxima de 48 horas y servicio de vaciado de aguas grises y llenado por 1 euro.

Sin duda, viajar a Bilbao en furgoneta camper es mucho más de lo que ya sabías. Historia, modernidad y naturaleza a partes iguales para que sigas disfrutando ¡Nos vemos en la carretera!

Y si quieres seguir tu ruta por el País Vasco, no dejes de echar un ojo a este post donde tienes un completo mapa de pernoctas en Euskadi y Navarra.