Tenerife en furgo en familia: la ruta perfecta

tenerife en Furgo en familia

Las islas Canarias son un paraíso olvidado para la mayoría de furgoneteros y furgoneteras españoles que viven en la península. Estos eligen preferentemente rutas alcanzables por tierra y más cercanas como Portugal, Italia, Francia y el norte de Europa, o puede que Marruecos. Pero Canarias está lejos y requiere un esfuerzo en tiempo y dinero que te hace pensarlo dos veces. Sin embargo, te diré que la mayoría de peninsulares viajeros que vienen acaban confesando en algún momento: “¿Cómo he ido al otro lado del mundo y no había venido aquí?”.

Pues eso, piénsatelo dos veces y, si decides venir, aquí te voy a dejar una ruta que te va a encantar para conocer Tenerife en furgo en familia. Para que no te quedes sin ver ni experimentar no solo los lugares de “obligada visita”, sino también esos sitios a los que nosotros, residentes y originales de la isla, acudimos una y otra vez a lo largo de nuestra vida.

Llegar a Tenerife en cámper

Tienes dos opciones para esta ruta, traer tu furgo en barco saliendo desde Huelva o Cádiz, o viajar en avión y alquilar una camper en la isla. Esto debes valorarlo bien, en función del tiempo que vayas a pasar, el número de personas que viajéis, etc. Algunas familias, eligen dividirse y viajar solo una persona en el barco y el resto en avión. Las estrategias son variadas.

Suscríbete a Furgosfera

Pero, una vez habéis llegado, ¿a dónde ir? Bien, la realidad es que Tenerife no está preparada para el turismo camper, aunque en los últimos años algunas gasolineras han añadido a sus servicios el llenado y vaciado de depósitos. Podrás encontrarlas en las aplicaciones típicas de pernocta y servicios camper. El resto seguirá siendo una aventura y el reto de todo buen vanlifer, buscar el sitio adecuado para estas cosas y mantener nuestras buenas prácticas. 

La ruta perfecta por Tenerife en furgo en familia

Laurisilva en Tenerife

Si llegas por el puerto de Santa Cruz (la hora de llegada del barco suele ser de madrugada), te recomiendo que vayas hacia la playa de las Teresitas donde podrás pernoctar sin problema. Tienes baños públicos y ducha, aunque te aviso que, si es fin de semana, puede ser ruidosa.

Por la mañana después del bañito en la playa puedes ir a San Andrés, al bar Los Churritos, y si tienes suerte de pillarlo abierto, disfrutar de uno de los mejores churros de pescado de la isla.

Sube por la Carretera hacia el Bailadero para adentrarte en el Macizo de Anaga, uno de los pocos reductos del mundo de Laurisilva. Se trata de un tipo de bosque subtropical húmedo del que Tenerife cuenta con tres parques naturales y reservas. En Anaga podrías perderte una semana entera. Te recomiendo que bajes a las playas de Taganana, Almáciga y Benijo. Puedes pernoctar en el aparcamiento de Almáciga e ir al Caserío de Benijo a comer en Casa Paca. Por todo el macizo de Anaga tienes una red de senderos extensa que podrás encontrar fácilmente en internet. Debes hacer por lo menos uno para experimentar la sensación de estar en una isla deshabitada, o de encontrarte incluso en los acantilados de las costas irlandesas, pero sin salir de España.

Dirígete hacia La Laguna, ciudad universitaria y Patrimonio de la Humanidad. Pasea por sus calles para, de repente, preguntarte si te has teletransportado a Perú, México, Chile o tal vez Colombia, al encontrarte entre edificaciones de arquitectura colonial.

El siguiente tramo ya es hacia el Parque Nacional del Teide, subiendo por la carretera de La Esperanza, donde puedes dormir y acampar en una de las áreas gratuitas del Cabildo de Tenerife, Las Raíces. Termina de atravesar la zona de bosque y llega hasta Las Cañadas donde puedes pasarte un día entero recorriendo las diferentes zonas, desde el centro de visitantes hasta los Roques de García y el Llano de Ucanca.

Oficialmente no se puede pernoctar arriba ya que es Parque Nacional, pero siguiendo por la carretera de Vilaflor llegarás al área de acampada gratuita del Cabildo de Las Lajas, o la de Chío si coges la carretera del mismo nombre. Se decides bajar por La Orotava puedes acampar también en La Caldera, donde al día siguiente podrías hacer una barbacoa en los fogones habilitados que se encuentran en todas las zonas de acampada.

Estás zonas para acampar están gestionadas por el Cabildo y solo tienes que reservar online, es muy fácil. Nuestra favorita es la de Arenas Negras porque pilla justo en la linde del pinar, así que tienes sombra y bosque, pero a pocos metros caminando podrás adentrarte en el paisaje volcánico que tanto asombra. La extensión de lava negra que contrasta con el verde de los pinos y el color azul del cielo te transportarán a un lugar donde el sonido se atenúa, tus pasos suenan “crunch, crunch” sobre las piedras de picón y al alzar la vista no sabrás si estás en una isla paradisíaca o en Marte. Una de las áreas de acampada más perdidas, pero más bonitas.  Ojo si vas en invierno, porque está a una altura de más de 2000 metros y al atardecer hace bastante pelete, como se dice aquí.

Al Oeste de Tenerife te recomendamos el caserío y Barranco de Masca, de los lugares más bonitos que verás. Asómate, por supuesto, a ver el acantilado de Los Gigantes y si puedes hacer alguna actividad como kayak a lo largo de sus pies, ya te coronarás con las sensaciones más espectaculares.

Las mejores playas para visitar en tu recorrido por Tenerife en furgo en familia

charquitos en Tenerife

Las costas de Tenerife en su mayoría son abruptas y no hay demasiado espacio para todos los vehículos que residen en la isla, pero es cierto que está rodeada de mar por lo que playitas secretas, charquitos y piscinas naturales las encontrarás por todos lados.

Puedes ir a Bajamar, donde tienes playa, piscina y charquitos, y su playa es de las más locales y cercanas a La Laguna. O visitar las piscinas de Garachico, la playa de Los Patos y El Ancón, donde sólo los tinerfeños surferos más atrevidos cogen olas.

Lo mismo con El Bollullo que se encuentra al lado de éstas y las que te nombré al principio: Taganana, Almáciga y Benijo.

Cuidado con el mar en la costa norte de la isla, recomendación que te doy subrayada y en negrita. Llega hasta Buenavista del Norte y podrás pernoctar al lado mismo del rugido del mar. Observar el océano infinito mientras detrás de ti, vigilante, el macizo de Teno se levanta para frenar las nubes y luego dejarlas caer a su antojo por la ladera verde.

Una nota final para tu recorrido en furgo: Tenerife tiene carreteras con curvas vertiginosas y pendientes que te harán tragar saliva. Hacerle una buena revisión de frenos y embrague sería una buena idea si traes tu vehículo.

Se me quedan mil rincones por contarte, pero esos tendrás que descubrirlos tú cuando vengas o si lo prefieres, puedes unirte este agosto al Convoy de familias en camper que organizamos desde Ligrones en Ruta. Para llevarte a nuestros sitios secretos y hacer talleres de inmersión cultural. ¿Te parece un buen plan? Puedes leer toda la información aquí: https://www.enfamiliaporespana.com/tenerife-ligrones-en-ruta/.