RUTA DEL TRIÁNGULO DALINIANO EN FURGONETA | Figueres, Portlligat y Púbol.

Ruta por el triángulo daliniano en furgoneta camper

RUTA DEL TRIÁNGULO DALINIANO

Realizar la ruta del Triángulo Daliniano en furgoneta camper es lo más parecido a recorrer los trazos surrealistas de La persistencia de la memoria de Salvador Dalí.

La libertad, que nos proporcionan nuestras cuatro ruedas ante las largas y sinuosas carreteras de la Costa Brava, nos recuerda a aquellos relojes fundiéndose en una playa desierta donde el cielo y el mar se confunden en un horizonte onírico. Un viaje dibujado por el mismísimo genio del surrealismo y geolocalizado sobre un triángulo místico, el cual unió sus tres vértices (Figueres, Portlligat y Púbol) a su legado inmortal. Así pues, reduce la marcha y baja las ventanillas de tu furgoneta camperizada para poder ver el paisaje que marcó la vida y la obra de Salvador Dalí.

La ruta del Triángulo Daliniano por la Costa Brava recorre tres poblaciones importantes del Empordà: Figueres, Portlligat y Púbol.

El triángulo Daliniano no es más que un itinerario por el surrealismo, donde la fantasía y la genialidad del excéntrico artista cobra vida y, para ello, empezaremos esta ruta daliniana en Púbol donde compró a su musa Gala un castillo.

Pubol, primera parada de la ruta daliniana
Púbol, primera parada de nuestra ruta.

EL CASTILLO GALA – DALÍ DE PÚBOL

Suscríbete a Furgosfera

Con las coordenadas introducidas en el GPS de nuestra furgoneta camper, dirección Púbol, Girona (N 42°0’53.9532” E 2°58’55.812” o Plaza de la Constitución 3, 17120 -Púbol) (Park4night -Púbol), llegaremos a este pequeño pueblo del interior de la Costa Brava, cuyo castillo fue descanso y refugio de la esposa de Dalí y, al morir, también se convirtió en su mausoleo.

Caminar por sus bellas calles empedradas nos hace comprender el porqué de la fascinación de Gala y Dalí por este lugar. Referenciado desde el s. XI, el castillo medieval de Púbol fue comprado en 1969 y reformado por el pintor ya que prometió a su esposa hacerla reina de un castillo. Pero la belleza de esta fortificación gótica-renacentista no sólo se halla en las sorprendentes estancias y en la atmósfera daliniana de su interior sino también en los bellos jardines. Paseando por ellos podemos imaginarnos a la singular pareja entre las largas patas de sus dalifantes.

Como curiosidad: Gala impuso a su esposo su deseo de que para poder acceder al castillo, ella debía enviarle una invitación formal. Aquí puedes comprar las entradas para visitarlo.

Figueres, centro del triángulo daliniano

FIGUERES DALINIANA – El MIRADOR DE LOS PIRINEOS

Amanece y continuamos hacia el siguiente vértice del Triángulo Daliniano: Figueres y el Teatro-Museo Dalí. Pero antes nos desviaremos la por GIV-6703 hacia el Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles, donde Salvador Dalí y Helena Diakonova (Gala) se casaron en secreto. El Cadillac con el que llegaron a la pequeña ermita, conducido por Gala, es el que se expone en el Teatro -Museo Dalí, bautizado como el “cadillac pluvioso”.

Figueres no solo es la capital de la comarca del Alt Empordà, también es la puerta de entrada para aquellos aventureros que deseen cruzar los Pirineos. Aunque debes tener cuidado con la temible tramontana pues con su fuerza puede hasta arrancarte el alma para dejarla suspendida sobre los campos sembrados a los que hacía referencia el poeta Fages de Climent en su Oración al Cristo de la Tramuntana la cual, años más tarde, su amigo Salvador Dalí plasmó en el cuadro El Cristo de San Juan de la Cruz. Pero, ¿qué furgonetero que se precie teme a las adversidades climatológicas?  Además, corre la leyenda de que fue, precisamente este viento, la causa de las exageradas excentricidades pintor.

Teatro museo Dalí
Teatro-Museo Dalí en Figueres

El Teatro – Museo Dalí es la segunda parada en nuestra ruta daliniana. Construido sobre los restos de un teatro neoclásico, el Teatro Principal de Figueres por Josep Roca i Bros, Salvador Dalí lo transformó en una gigantesca obra surrealista. Su inconfundible icono, la Torre Gorgot, fue renombrado como Torre Galatea en honor a su amada Gala y decorada con elementos dalinianos: huevos y panes.

En este museo se recogen desde sus primeros dibujos hasta sus últimos trabajos y es donde se encuentra la cripta en la que descansan sus restos. También se puede visitar la exposición permanente Dalí·Joyas. Una amplia colección de joyas diseñadas por el artista y sus bocetos, además de la colección Owen Cheatham.

Antes de abandonar Figueres es imperativo recorrer sus calles ya que en ellas hay muchas obras expuestas de Dalí. También podemos acercarnos a su casa natal, La casa Puig (C/ Monturiol nº20), que según este artículo de La Vanguardia se abrirá al público como museo en 2021. Y, si antes de partir a nuestro próximo destino queremos comer, el Burguer Plaça (Plaça Gala i Salvador Dalí, 3, 17600 Figueres, Girona) es un restaurante dogfriendly.

PORTLLIGAT Y LA CASA MUSEO DE SALVADOR DALÍ

Portlligat en furgo
Portlligat, un pueblito de pescadores en la Costa Brava

El último vértice del Triángulo Daliniano, Portlligat, aparecerá en nuestro horizonte tras haber dejado atrás Cadaqués. Salvador Dalí pasó gran parte de los veranos de su infancia en este pequeña villa de pescadores ya que era el pueblo natal de su padre. Por ese motivo, suponemos, se refugió en él, comprando una barraca de pescadores, cuando le echaron de casa al enterarse su padre de que salía con una mujer mayor, rusa y divorciada: Gala. Atraído por el paisaje inhóspito y solitario, Dalí se encerró en su trabajo envuelto por la luz y el color azul de su amada Costa Brava. Con el tiempo, convirtió aquella casita en su hogar y en el de su esposa, ampliándola notablemente. A las tres barracas de pescadores unidas se las conoce, a día de hoy, como la Casa – Museo de Salvador Dalí .

Allí donde el color turquesa de las bravas aguas tiña de azul las entradas de los humildes hogares encalados, allí será tierra de pescadores.

Portlligat, situada en una pequeña cala del Cap de Creus, permanece suspendida en el tiempo, como les ocurre a muchos pueblecitos de pescadores. Su vida continua igual, indiferente a los cambios, pese a los turistas que, cámara en mano, intentan capturar una brizna de la esencia del gran maestro del surrealismo.

Siguiendo los pasos de Dalí en camper
Cerca de playa es Castell encontramos la barraca de Salvador Dalí

Pese a que el Paraje de Tudela y la Barraca de Dalí no forman parte del Triángulo Daliniano, dejamos el domingo para seguir recorriendo los trazos surrealistas que marcaron la vida de Dalí. Aunque nos cueste abandonar Portlligat, amanecemos en un parking con permiso de pernoctación (coordenadas GPS : N 42°17’40.9236” E 3°17’14.64” 42.294701,3.287400), dirección al Paraje de Tudela. Un paisaje geológico espectacular, cuyas formaciones rocosas, moldeadas por la tramontana y el mar, inspiraron obras tan importantes como: “El Gran Masturbador” y “El espectro del sex-appeal”.

Al igual que no se puede dejar un lienzo por terminado sin alejarse uno de él para comprobar el resultado, tampoco podemos acabar la ruta del Triángulo Daliniano sin pasar por Palamós. Dirección a la playa de Es Castell, tras una caminata de veinte minutos, hallamos una pequeña barraca construida en honor a Salvador Dalí, quien en agradecimiento dejó un toque original al inclinar la puerta de entrada.

Y para finalizar esta ruta de tres días y dos noches, os dejamos un mapa de todos los restaurantes dogfriendly de Palamós, porque viajar en furgoneta es genial y más si un peludo te acompaña (en nuestro caso siete): #allyouneedisroad & #allyouneedisdog.

Artículo escrito por Raquel Guillén de Viajando con Perros.

Recorre el triángulo daliniano en furgo
Roca foradada de Palamós