La vuelta de Eva, en bici contra la enfermedad de Dent

equipo de la vuelta de Eva

Paralelamente a la vuelta ciclista a España, comienza hoy La vuelta de Eva. Aunque, para hacer honor a la verdad, la vuelta de Eva comenzó hace varios años, cuando su hijo Nacho nació con una enfermedad de la que nunca habían oído hablar.

La enfermedad de Dent

La enfermedad de Dent está catalogada como súper rara ya que afecta a menos de 500 personas en el mundo. Se trata de una enfermedad genética provocada por una mutación en el cromosoma X que afecta al normal funcionamiento de los riñones. El sistema urinario comienza entonces a expulsar calcio, magnesio, potasio y otros minerales esenciales en el organismo. Como consecuencia se producen una variedad de síntomas que van desde la malnutrición y la deshidratación hasta la osteoporosis y el raquitismo.

Al tratarse una enfermedad tan rara no es rentable para los laboratorios investigarla y por ello a día de hoy continua sin tener un tratamiento efectivo. En estos casos, lo único que puede sacar adelante la investigación es el empuje de los propios afectados y sus familias. Por eso, Eva creó ASDENT en 2012 para concienciar sobre esta rara enfermedad y recaudar fondos para su investigación.

Suscríbete a Furgosfera

A lo largo de estos 8 años, Eva ha dado charlas sobre la enfermedad de Dent, ha viajado a conocer a otros enfermos a diferentes lugares del mundo, ha ayudado a familias que no sabían ni por donde empezar para tener un diagnóstico fiable, ha participado en la creación de dos documentales y ha hecho todo lo que se le ha ocurrido para recaudar fondos. Esto la ha llevado a superar pruebas como terminar 600 km en bicicleta por el Sahara en seis días, desafiando sus propios límites físicos, mermados por la esclerosis múltiple, y poniendo a prueba su determinación.

La vuelta de Eva

la vuelta de eva

La misma determinación, la lleva ahora a organizar La vuelta de Eva, en la que diferentes ciclistas invitados recorrerán cada una de las 18 etapas de La Vuelta 2020 en paralelo a la competición oficial. Cada día, uno de los invitados (de la talla de Perico Delgado, Martín Fizz, Roberto Heras u Óscar Freire, por nombrar algunos) realizará la etapa correspondiente portando un brazalete identificativo, que pasará de uno a otro como un testigo. El ciclista designado saldrá 3 horas antes de la salida oficial y cruzará la meta 1 hora antes de la llegada del primer competidor, acompañado de Eva que recorrerá los últimos 20 km de cada etapa con una bicicleta eléctrica.

Durante los 21 días que dura la vuelta, el equipo de Eva vivirá y viajará a bordo de una Mercedes Marco Polo, cedida por Stern Motor, y una maite-activity, cedida por Alegría Activity. De esta manera, las seis personas que lo conforman podrán seguir la vuelta, manteniendo su propia burbuja y cumpliendo con las restricciones impuestas a causa de la COVID-19.

las furgos de la vuelta de Eva

Eva aprovechará el viaje para conocer a otros afectados de Dent que ha podido contactar en Santiago, Oviedo, Pamplona y Bilbao. Cada familia acudirá a recibir en meta al corredor de ASDENT en la etapa más cercana a su lugar de residencia.

Además, durante el viaje, Eva y su equipo estarán rodando su tercer documental, al que esperan añadir valor compartiendo las vivencias de estas familias.Perico Delgado pondrá voz al relato de La Vuelta de Eva, que irá más allá de contar cómo ha sido cada etapa a nivel deportivo. Pero eso tendremos que esperar para verlo.

Lo que sí podremos ver ahora, en las etapas de descanso (26 de Octubre en Vitoria y el 02 de Noviembre en A Coruña), es «Más allá del reto de Eva». El segundo documental de ASDENT, dirigido por Eloi Tomás, que cuenta con 40 nominaciones en Festivales Internacionales de Cine y ha obtenido 19 premios en 14 países distintos.

Cuando nació empezó a tirar del hilo, no sabe a dónde lleva, pero es rojo y eso le gusta, así que sigue tirando y tirando, disfrutando del camino sin preocuparse del destino. No sabe a dónde va, pero por ahora no puede ser más feliz de por dónde la ha llevado. Barcelona es uno de los amores de su vida. Le deprime la rutina. Y a veces se cree un búho, pero es más una pingüina.