Marc Paré: Windsurf y furgonetas

Escribe: Elvira García

Marc Paré: Windsurf y furgonetas

Tenía 5 años cuando vio sobre la arena el material de alguien que estaba practicando windsurf en la playa de Roses, donde veraneaba con su familia, y en ese momento lo tuvo claro: “- Yo tengo que probar esto”, pensó. Al día siguiente subió sobre la tabla, de donde ya no se ha bajado. Desde entonces el windsurf y furgonetas empezaron a formar parte de su vida. Marc Paré tiene ahora 18 años y, a pesar de su juventud, ya se ha convertido en una gran promesa del windsurf de nuestro país.

Deporte, windsurf y furgonetas

En 2014 ganó el Campeonato del Mundo junior, pero a los diez años su afición ya se había convertido en su gran pasión, “mi padre se compró una furgoneta, empezamos a navegar fuera, a ir campeonatos… primero al de Catalunya, al de España…y desde entonces no he parado. Con 12 o 13 años gané mi primer campeonato y ahora compito en el circuito profesional… estoy muy contento.”

“La furgo me ha acompañado en toda mi trayectoria”

En todo este tiempo la furgo, de momento conducida por su padre, le ha llevado por toda Europa: al Mundial de Italia hace tres años, y a lugares como Francia, Dinamarca o Alemania: “Llevo bastante material y nos hacía falta una furgoneta grande para llevar el equipo. Muchas veces no me cabe todo porque participo en varias modalidades y necesito mucho espacio para el material de eslalom, de free style… esta furgo no falla. La grande siempre.”, dice Paré sonriendo. Está preparada para llevar todo el material y equipada para cocinar y dormir, “cuando viajamos mi padre y yo solos, dormimos dentro de la furgo. La calefacción también me permite no pasar demasiado frío cuando entreno en invierno. La verdad es que le tengo mucho cariño.”

Suscríbete a Furgosfera

MarcPare- Windsurf y furgonetas

Dice que si no se dedicara al windsurf se inclinaría por deportes como el ciclismo o el skate, pero tiene claro que acabaría volviendo al agua:“al fútbol seguro que no jugaría porque se me da fatal”, dice entre risas, “el skate y la bici me gustan, pero seguro que terminaría dedicándome al windsurf. Seguro. Me he pasado toda la vida en el agua. A pesar de que es difícil encontrar patrocinadores ya que el windsurf es un deporte minoritario y muy costoso, para Marc todo vale la pena: “momentos como cuando ganas un mundial son inolvidables. También me quedo con los viajes. Del último a Sudáfrica tengo imágenes buenísimas grabadas en la mente. Espero llegar a los 40 sobre la tabla.”

Entre los españoles, Marc (ESP-334) es uno de los que ha quedado en mejor lugar junto con Pablo Ania, consiguiendo pasar la eliminatoria del Gran Premio de Cataluña Costa Brava 2015 que se disputó en junio en el Golfo de Roses, donde también tenía lugar la 13a Concentración FurgoVW2016 y que ha conseguido batir el récord de aficionados que se acercaron hasta el camping La Ballena Alegre, en el golfo de Roses para disfrutar del windsurf, sus furgonetas y un buen rato entre amigos.