Autocaravana o furgo: ¿en qué se diferencian? ¿cuál me compro?

autocaravana o furgo

Aunque como podéis imaginar en esta casa tenemos nuestra clara favorita, hoy trataremos de responder con objetividad a la pregunta que muchos se hacen cuando se inician en el mundo camper: ¿Autocaravana o furgo? ¿Qué es mejor?

Bueno, para empezar te diré que no hay una opción mejor. Lo que hay es una opción que se adaptará más a tus preferencias que otra. 

Así que si estás dudando entre comprarte una autocaravana o una furgo, lo primero que has de tener claro es cuánto quieres gastar, qué tipo de viajes te gusta hacer y qué nivel de lujo y comodidades quieres tener.

Suscríbete a Furgosfera

Aunque, a día de hoy, la línea divisoria entre una y otra se desdibuja (hay campers de auténtico lujo con tanto o más servicio que algunas AC), vamos a intentar explicar las principales diferencias entre autocaravana y camper.

No hablaremos aquí de las caravanas ya que, en su caso, las diferencias son obvias. Por dar un par de pinceladas, la caravana es una estructura sin motor, un remolque que puedes enganchar a tu vehículo de uso habitual. Entre sus ventajas está el hecho de que puedes aparcarla en un camping por varios días y recorrer la zona cómodamente en tu coche. Entre sus desventajas, el ser menos autónoma y más difícil de maniobrar.

Volviendo al tema que nos ocupa hoy…

Autocaravana o furgo: parecidas, pero diferentes

diferencias entre autocaravana y furgo camper

La principal diferencia entre autocaravana y camper

La diferencia más elemental entre estos dos vehículos es la intención con qué fueron construidos originalmente. Una camper es una furgoneta o furgón (de carga) cuyo interior se ha adaptado a posteriori para ser utilizado como vivienda. Un autocaravana, sin embargo, es un vehículo en el que se ha montado, directamente, la estructura de una mini-casa sobre el chasis de un camión o furgoneta.

El tamaño

Por norma general, una autocaravana va a ser mucho más grande y pesada que una camper. Es cierto que tenemos campers tan grandes como un autobús escolar o un camión,  pero, en general, una furgo será más compacta, más bajita y más manejable que una autocaravana.

Esto repercutirá tanto en el gasto de combustible, como en nuestras opciones de pernocta, ya que la altura de las autocaravanas puede ser una limitación para entrar en ciertos parkings.

El precio

Mientras que el precio de venta al público de una autocaravana parte de los 50000€, es posible hacerse con una furgoneta camper por mucho menos. No será fácil si la queremos comprar nueva y ya hecha, pero partiendo de una furgoneta de segunda mano y haciendo nosotros mismos la camperización, podemos rebajar mucho, mucho el precio.

Además, podemos empezar con una transformación sencilla, a la medida de nuestro presupuesto, e ir añadiendo más funcionalidades poco a poco.

La capacidad de carga

En las furgos el espacio de almacenamiento tiende a ser bastante limitado, es por eso que el minimalismo forma parte indiscutible de la filosofía vanlife. En las autocaravanas, por el contrario, suele haber grandes áreas de almacenamiento y suelen tener un gran baúl donde  puede caber hasta tu moto. Algunas, incluso tienen un garaje incluido para viajar con tu coche a cuestas.

Las comodidades

Una autocaravana es un apartamento pequeño y móvil. Cuenta, por tanto, con todas las comodidades que tendrías en tu casa. Desde un baño completo hasta una cocina bien equipada, con grandes depósitos de aguas que otorgan varios días de autonomía. Ha sido ideada para cumplir esa función y todo está diseñado para que puedas vivir sobre ruedas de la manera más independiente posible.

Aunque también hay kombis que cuentan con todos estos servicios, la mayoría tienen que priorizar unos u otros en base al espacio disponible y el uso que se le quiera dar. Tendrás que hacerte preguntas como: ¿es realmente necesario hacer espacio para el baño o compramos un poti y una ducha portátil dejando más espacio para la cama? ¿Cuántos vamos a viajar y dormir aquí? ¿Merece la pena conservar los asientos traseros?

La discreción

Por último, una diferencia entra autocaravana y campers que mucha veces se olvida pero es bastante importante: la discreción. Una autocaravana siempre será una autocaravana y no lo podrá disimular. Una camper, según como esté camperizada y/o rotulada, puede ser difícil de identificar. Esto puede ser una gran ventaja cuando queremos pasar desapercibidos al entrar en pueblos o ciudades o pernoctar discretamente en un parking público, por ejemplo.

En base a todo esto, ¿con qué te quedas tú? ¿Autocaravana o camper? ¡Cuéntanos en RRSS!