Qué hacer en caso de atragantamiento

qué hacer en caso de atragantamiento

Cuando veis a una persona haciendo este gesto mundialmente conocido ¿qué pensáis que está pasando?

Si, probablemente se esté atragantando.

¿Sabes qué hacer en caso de atragantamiento?

El otro día le pasó a un compañero mientras estábamos degustando unos ricos calamares, rabas o como cada uno quiera llamarlos. Ya sabemos que son un poco traicioneros ¡y más cuando comemos con ansia con el estómago vacío! 

Suscríbete a Furgosfera

Se atragantó, empezó a poner azulado y, si no llegamos a intervenir, acabaría poniéndose morado y cayéndose al suelo inconsciente por no poder respirar.

Pero. en este caso, Pedro tuvo la suerte de que sabemos primeros auxilios y pudimos ayudarle con una simple maniobra. Seguro que muchos la conocéis o la habéis puesto en práctica sin saber cómo se llama. Sí, habéis acertado, es la maniobra de Heimlich que se llama así por el Doctor Henry Heimlich, quien la desarrollo en el año 1974.

Cómo realizar la maniobra de Heimlich

En primer lugar, hay que animarle y ayudarle a que tosa.

Si no es efectivo seguiremos con 5 golpes en la espalda, entre los dos omóplatos, mientras que el paciente se encuentra de pie, inclinando el tórax hacia adelante para que nos ayude la gravedad. 

Si tampoco funciona, realizamos la maniobra de Heimlich. Así fue como salvamos la vida de Pedro:

  1. Rodeé con mis brazos la cintura de Pedro colocando un puño por encima del obligo justo debajo de la caja torácica (el pecho) y con la otra mano sujeté el puño para hacer más fuerza. 
  2. Apreté el puño y la mano con un movimiento seco hacía mí y hacía arriba.
  3. Hay que seguir realizando la maniobra hasta que la persona se recupere o caiga inconsciente. Si eso pasa, deberemos realizar la RCP y, por supuesto avisar al 112, para que manden efectivos.

*Si la persona es obesa o está embarazada aplicamos compresiones en el pecho en lugar de realizar esta maniobra. 

En caso de estar solos, debemos utilizar una silla o cualquier objeto que nos ayude a hacernos presión en el mismo lugar (entre el ombligo y la caja torácica) y reclinarnos hacia ella. Yo lo llamo auto-Heimlich

“Esperemos que no pase, pero si pasa, siempre saber qué hacer para poder salvar vidas” – Enfermero Furgonetero.

Si tienes hijo, quizás te estés poniendo nervioso preguntándote cómo salvar a tu hijo si le pasa. Pues, tranquilo, estate atento y ahora lo aprenderás.

En el caso de los niños de un año para adelante, es como para los adultos.

Con los bebés de hasta un año es un poco diferente:

  1. Colocamos al niño sobre nuestras piernas boca abajo y damos 5 golpes secos en la parte alta de la espalda (entre los omóplatos).
  2. Le damos la vuelta y realizamos con dos dedos 5 compresiones en el centro del pecho, por debajo de la línea imaginaria que une los pezones.
  3. Repetimos hasta que respire bien o pierda el conocimiento. En el momento que pierda el conocimiento tendremos que realizarle la RCP. 

¡IMPORTANTE! En cualquier caso, nunca metáis los dedos para sacar el objeto si no estáis completamente seguros de que lo vais a poder sacar, ya que puedes introducirlo más y perjudicarle.