México, cuna del oro verde, y una crema de aguacate.

Historias de México y su gastronomía

Si hablamos de Mexico y su gastronomía uno de los sabores que vienen a nuestro paladar es el del delicioso guacamole, elaborado con aguacate. Este fruto divino de delicado sabor y suave textura es una gran alimento. Nos aporta grasas saludables, vitaminas E, C, A y minerales como potasio, magnesio, fósforo, hierro y calcio. 

La palabra aguacate proviene de la lengua nahualt. El termino es “ahuacatl” que significa testículo, probablemente  por  la semejanza de esta fruta cuando cuelga del árbol con  las gónadas masculinas.

La historia que os voy acontar sucede en el norte de México cuando tuvimos la primera oportunidad de ver un árbol gigante de este fruto.

El rancho de doña María y los palos de aguacate

Suscríbete a Furgosfera

Recorríamos la ruta desde la costa Pacifica hasta la ciudad de Durango, en el interior del país, adentrándonos en la Sierra Madre Occidental. Decidimos transitar por la vía libre de peaje, la mítica Ruta 666, conocida por su infinidad de curvas y profundos barrancos repleta de hermosos paisajes y húmedos bosques. En la ruta destaca un mirador a 2.400 metros de altitud conocido como el Espinazo del Diablo. Desde allí se pueden observar unas formaciones rocosas en las que, cuando se acerca el ocaso, se produce un juego de luces que la iluminan de tal forma que puedes ver la cara del diablo reflejada. Nuestros ojos se reconfortan con estos paisajes, que echábamos de menos tras haber recorrido los estados norteños repletos de paisajes desérticos. 

El sol estaba acomodándose en el horizonte cuando decidimos parar y buscar un lugar donde pasar la noche. Queríamos disfrutar del aire fresco de los bosques que rodean la zona. Salimos a pasear y, antes de darnos cuenta, ya estábamos en casa de una familia que nos ofrecía su hospitalidad. En un momento, V y yo nos encontramos haciendo tortillas de maíz a mano, mientras hablamos con Doña María sobre los lazos de unión entre España y México. En esta conversación comento que nunca he visto un “palo” de aguacate. Doña María no da crédito a mi afirmación. Sin pensarlo dos veces, me hace la propuesta de mañana partir hacia su rancho donde tiene palos de aguacate, durazno (melocotón), limón y una huerta, ilusionada de compartir con nosotros. 

Cocina de leña en México

Por el camino al rancho nunca llegaría nuestra  autocaravana al igual que nunca lo hizo la electricidad, así que descendimos durante dos horas a través del bosque para descubrir el rancho en un pequeño valle de esas hermosas montañas. Durante los días que pasamos allá la organización del trabajo es sencilla. Juanete y Doña María se dedican a la huerta y los árboles frutales, los niños juegan en la balsa de agua y yo me encargo de cocinar para todos. ¡Me fascina la cocina de leña donde puedo hacer las tortillas de maíz, cocer los frijoles y asar las verduras todo en la misma superficie! Para prender el fuego necesito la ayuda de Pedro, el nieto de Doña María, que viene preparado con el ocote. Se trata de la leña procedente del pino que en el momento de ser cortada acumula mucha resina resultando muy útil para encender fuego. 

Antes de emprender el camino de regreso, recogemos unos frutos hermosos de aguacate  con nuestras manos y la ayuda de una pértiga larguísima que nos ayudaba a alcanzar los frutos de las ramas superiores, pues el tamaño del palo de aguacate es gigantesco. 

¡Emprendimos el regreso con las mochilas llenas de aguacates y llevándonos una hermosa experiencia!

CREMA DE AGUACATE Y CACAO

Crema de aguacate y cacao

La receta que quiero compartir es una crema de cacao donde utilizo el aguacate como base. Este aporta su cremosidad y sus grasas saludables, vitaminas y minerales. La preparación es una buena idea para presentar en un merienda, desayuno, postre, celebración infantil… acompañada de frutas, galletas, bizcocho, frutos secos, etc. Una alternativa saludable a las cremas comerciales y muy fácil de hacer.

INGREDIENTES:

  • 2 Aguacates maduros
  • 4 cucharadas de Cacao puro
  • 4 cucharadas de dátiles o uvas pasas (remojadas durante 40 minutos para ablandarlas)
  • Si quieres endulzar más: Azúcar moreno, miel, agave, sirope…
  • Agua o leche vegetal

PREPARACIÓN:

  1. Añadir en la batidora todos los ingredientes con un poco de agua  o leche vegetal  y batir hasta que tenga la consistencia de la crema.
  2. Si quieres innovar con otros sabores puedes añadir un poco de cúrcuma y pimienta para darle un toque al más estilo azteca y nutrirte de las propiedades de estos ingredientes.
  3. También puedes añadir una cucharada de aceite de coco que les dará un sabor muy rico y al refrigerarlo ayudará a darle a la crema de aguacate una consistencia más solida.