Penedés: tierra de cava y furgos

Entre las provincias de Barcelona y Tarragona, el Penedés es una tierra mediterránea donde el sol y la cercanía con el mar han creado el escenario perfecto. Es un lugar para disfrutar de la elaboración y cata de los mejores vinos y la gastronomía de la zona. Explorar el Penedés en furgoneta es vivir experiencias entre viñedos y naturaleza.

Sus pueblos y ciudades, enclavadas entre viñas, ofrecen una oportunidad única para pasear, hacer deporte y visitar bodegas. Sant Sadurní d`Anoia y Vilafranca del Penedés son las localidades estrella de la ruta, aunque las opciones son infinitas.

El parque Natural del Foix

Penedés en furgonetaEn una de las pocas zonas húmedas del Penedés encontramos pueblos como Castellet i la Gornal y Santa Margarida i els Monjòs. Forman parte del Parque Natural del Foix. Este lugar protegido es un humedal rodeado de tierras de secano y tiene un ecosistema muy peculiar. Desde Castellet y la Gornal se puede disfrutar de la vista del pantano que descansa a sus pies.

Suscríbete a Furgosfera

En el agua y su entorno hay una gran diversidad tanto de aves como de peces. Es posible ver carpas, anguilas, tortugas de agua y otros animales autóctonos y más de 150 especies de pájaros. Además el parque ofrece diversas opciones para avistar rapaces o asistir a la suelta de animales en un entorno de gran biodiversidad. Los amantes de las dos ruedas pueden descubrir estampas increíbles dentro de la red viaria del parque.

Ruta de los castillos

Un paisaje de agua y viñas nos lleva a admirar dos de los atractivos arquitectónicos de la zona: los castillos medievales de Castellet y Penyafort, dignos de una visita.

Penedés en furgonetaUna forma diferente de descubrir el valor patrimonial de los castillos es conocerlos a pie. Los senderistas pueden practicar su afición favorita en una excursión fácil y agradable que cubre los 7 kilómetros entre el castillo de Penyafort y el de Castellet, atravesando un territorio de sendas, bosques y viñas. También se puede ir de la ribera del Foix a Penyafort, por un itinerario circular a lo largo del río hasta el conjunto monumental. Otra opción es la ruta de la Font de l`Horta.

En los dos municipios que forman el espacio natural se pueden visitar lugares con historia. El Molino del Foix, en Santa Margarida, o la iglesia de Sant Pere del Castellet en Castellet son conjuntos arquitectónicos de piedra dorada. Un lugar donde admirar la historia y los colores de la vegetación de la zona al mismo tiempo.

El Parque Natural también cuenta con numerosas masías. Estos edificios son testigo de los tiempos en los que el aceite, el trigo y la vid presidían la agricultura.

Vilafranca del Penedés, capital del cava

Penedes en furgonetaEl paisaje de esta localidad está fuertemente marcado por la relación con su producto estrella. Las bodegas nos acompañan en una visita entre fachadas modernistas y joyas arquitectónicas.

Es obligado ir al barrio gótico. Allí se puede ver la basílica de Santa María, admirar las vistas desde el campanario y pasear por las plazas de la Vila, de Jaume i y de l`Oli. Al lado de la basílica de Santa María se encuentra el palacio Baltà, del siglo XIV. En frente, el Palacio Real acoge el Museo de las Culturas del Vino de Cataluña. También podemos ver el monumento a los Castellers de Vilafranca.

La vida en Vilafranca está muy ligada a la tierra y a las tradiciones. Los Castellers de Vilafranca son la colla número 1 de Cataluña e incluso existe un monumento en su honor. Asistir a una jornada castellera o ir a un ensayo es una experiencia muy gratificante. Después podemos acompañar a los castellers en una cena en su local.

También es muy recomendable seguir la ruta de edificios modernistas. Esta ruta pasa por edificios como la farmacia Guasch Estadella o la casa Mercè Torras.

Un picnic de cava entre viñedos

Penedés en furgonetaLa belleza del paisaje también se traduce en la riqueza de los vinos y cavas. Qué mejor que Vilafranca del Penedés para adentrarse en el mundo vitivinícola y aprender a disfrutarlo.

Vivir la vendimia, desayunar con tu pareja entre vides o hacer un picnic con cava entre viñedos… suena tentador ¿no?. Las visitas a grandes y pequeñas bodegas, maridajes entre castellers y vivir la cultura del Penedés son una experiencia básica.

La dedicación al arte vitivinícola hace que la visita al Penedés sea toda una experiencia para los sentidos. El aroma, el sabor y el cuerpo de sus vinos refleja los contrastes de las montañas y el mar. Elaborados con variedades tradicionales de uva, son vinos jóvenes y de gran calidad aromática. El cava del Penedés tiene un sabor inconfundible para acompañar al placer de encontrarnos en la tierra que lo produce.

Las bodegas y masías cada vez tienen más ofertas alternativas a la visita a sus viñedos. Se pueden realizar desde catas y cursos hasta actividades relacionadas con el enoturismo. El precio de las visitas a las bodegas oscila entre los 5 y los 15 euros.

Comer en el Penedés

Penedés en furgonetaAcompañando a los vinos y cavas del Penedés, la gastronomía combina los productos del mar y la montaña: cocina de ave, el xató típico del Penedès o el arrosejat. Los embutidos de elaboración artesanal completan una carta compuesta también por cocas, como la enramada del Vendrell y del Arboç, los cossetans de Calafell, los bufats del Vendrell o los garofins de Cunit.

Ruta del xató

El pato mudo y el gallo del Penedés son los productos estrella, pero también la capital del vino puede ser un punto de partida o final perfecto para hacer la ruta del xatò. La tradición de este plato viene de la época en que los marchantes de vino visitaban las bodegas para comprar Penedés histórico, catando sus vinos.

La temporada de las xatonadas va de noviembre a abril y desde el mes de enero las celebraciones populares se encadenan casi cada semana. Son muchos los restaurantes que proponen menús especiales basados en este plato.

Opciones para comer en la furgo

Tampoco podemos dejar de ir al mercado semanal de Vilafranca, instalado en la rambla de Sant Francesc. Es uno de los más tradicionales de Cataluña. En sus más de 400 puestos podemos encontrar una amplia muestra de los productos y de artesanía.

Una buena opción es comprar algunas de estas delicatessens y degustarlas en plena naturaleza. En el área de recreo de La Marina, por ejemplo, que cuenta con sillas, mesas y baños químicos con mantenimiento semanal.

La oferta de restaurantes es amplia y podemos encontrar los mejores productos de temporada, escogidos con mimo y transformados en platos típicos.

Penedés en furgoneta: pernoctar

Penedés en furgonetaEn esta zona existen numerosos alojamientos rurales y con encanto, pero sabemos que la libertad que te da viajar en tu furgo te llevará a buscar un sitio perfecto para pernoctar. Nos alegra decirte que esta zona está plagada de viñas y cavas que ofrecen pernocta gratuita a cambio de que hagas una visita a las bodegas y ¿por qué no? te lleves a casa unas botellas del cava que más te guste 😉

En guías como la España Discovery encontrarás un sin fin de posibilidades de pernocta en propiedades de productores locales.

En el Parque del Foix se puede solicitar un permiso para realizar actividades en horario nocturno y para otras actividades. No está permitida la acampada con furgoneta, caravana, autocaravana ni tienda en todo el parque. Es necesario pedir permiso con, al menos, 10 días de antelación.

Pernoctar en Vilafranca

En Vilafranca del Penedès hay una zona de aparcamiento señalizado gratuito para furgonetas y autocaravanas. Está abierto todo el año y es gratis hasta las 72 horas de estancia. Tiene servicio de recogida de aguas grises y agua potable. Está en la calle Eugeni d’Ors, 64 – 08720 – Vilafranca del Penedès. Localización GPS: 41.34028N 1.69139E.

Esperamos que esta ruta enológica te inspire para explorar el Penedés en furgoneta y disfrutar de todo lo que puede ofrecerte.