9 planes para furgonetear los días de lluvia

Los del tiempo nos han dado la peor noticia: esta Semana Santa no nos libramos de las lluvias ni del frío. Y la verdad es que contra eso no tenemos remedio. Pero lo que sí podemos hacer es unirnos al enemigo y proponer algunos planes para furgonetear los días de lluvia. Porque, aunque lluevan chuzos de punta, ¿a quién le apetece quedarse en casa esta Semana Santa?

Dentro de la furgo

Bueno, pues si viajas en pareja, dentro de la furgo puedes tener unos momentos de intimidad furgoneteros más que valiosos. Y también puedes, ¿por qué no? recuperar horas de sueño y dormir como un lirón. Otra opción que siempre triunfa es jugar a juegos de mesa. En esta entrada te proponemos un montón de juegos para viajar en furgo. Y por supuesto, también puedes pasar unas mañanas o tardes súper entretenidas, leyendo Furgosfera 🙂 Pero si lo que quieres es hacer un poco más de turismo, sigue leyendo…

Asturias: visitar los llagares asturianos

No es ningún secreto que Asturias y su gastronomía son inseparables. Un plan furgonetero para días lluviosos puede ser hacer una ruta por sus llagares (los lugares donde se produce la sidra). La bebida asturiana por antonomasia puede ser la excusa perfecta para compartir un día desapacible con amigos. En esta lista puedes encontrar todos los llagares que tienen Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias. Singing in the rain.

Museo del Pan en Mayorga (Valladolid)

2.700 m2 de espacio dedicado al pan nuestro de cada día. El Museo del Pan de Mayorga no es solo un museo, sino que alberga salas donde elaborar tu propio pan y degustar panes hechos con maestría. Una suculenta visita que comienza cuando empiezas a oler a pan recién hecho por todo el recinto. Después, puedes tocar los granos de trigo y cebada utilizados desde la antigüedad, conocer más sobre los diferentes molinos y conocer por qué el pan de Valladolid es tan famoso.

Cuevas de Cantabria

Cantabria cuenta con la densidad de cuevas con arte rupestre más grande del mundo. Por eso no podemos perder una visita a alguna de ellas, aprovechando un día un poco desapacible. La Cueva del Soplao es una de las «maravillas geológicas del mundo», una cueva espectacular con más de 30 kilómetros de galerías con formas inauditas. Otras cuevas cántabras, que además son Patrimonio de la Humanidad son las cuevas del Monte Castillo, donde puedes ver bisontes, ciervos y manos dibujadas hace miles de años.

Túnel de viento en Empuriabrava (Girona)

Uno de los planes en los que quizá no caes cuando hace bueno. El túnel de viento de Empuriabrava es un simulador que recrea las condiciones de una caída libre con un paracaídas. Una turbina muy potente genera aire y nos hace sentir como pájaros pasando de 160km/hora a 230km/hora en 2 segundos. Sensaciones únicas, que antes no has experimentado y que se puede realizar con todas las garantías para un chute de adrenalina y emoción. ¿Apetece la experiencia?

Galicia: el subsuelo de Lugo

Aunque puede ser un poco desconocido, el subsuelo de Lugo esconde muchos secretos. Se puede visitar la Casa de los Mosaicos, una antigua domus romana del siglo III situada bajo la calle Doutor Castro. Escondida entre dos comercios, esta casa cuenta con mosaicos impresionantes y restos de la vida romana. También puedes visitar el Domus de Mitreo, otro yacimiento del subsuelo, junto a la catedral de Santa María. La entrada es gratuita.

Ruta del Jamón, Huelva

En Andalucía, los cofrades están muy pendientes del cielo estos días. Pero si no eres demasiado de procesiones y sí de llenar el buche, puedes escaparte a la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Allí podrás admirar la belleza natural de 200.000 hectáreas de alcornocales, que dan de comer a su manjar más preciado: el cerdo ibérico. La ruta por zona con más secaderos de jamón concentrados incluye Cortegana, Aracena, Galazroza y Jabugo.

Termas en los Baños de Montemayor (Cáceres)

Pues mira, ya que el tiempo no acompaña, ¿por qué no darnos un gustazo? En los Baños de Montemayor, declarada Villa Termal Excelente, hay unas termas romanas del año I en el interior del edificio del Antiguo Balneario, donde también se puede visitar un museo dedicado a los baños termales a lo largo de la historia. Para acabar la visita, puedes darte un relajante tratamiento con el agua procedente de dos manantiales subterráneos que afloran a la superficie a 45 grados de temperatura. En la localidad también podemos ver un tramo de más de 1km de la calzada romana de la antigua Vía de la Plata.

Cultura y torrijas en Alcalá de Henares (Madrid)

Si quieres alejarte del mundanal ruido de Madrid, en la Alcarria madrileña, entre los ríos Henares y Tajuña, encontrarás naturaleza y paz. Y también, muchas torrijas, unas delicias tradicionales de la Semana Santa y ¡riquísimas! Un recorrido por la zona puede llevarte a visitar el Museo Casa Natal de Cervantes y degustar alguna delicia en las numerosas terrazas que lo rodean. En el barrio universitario no te va a faltar el dulce: rosquillas de las monjas clarisas, almendras garrapiñadas, las delicias de Pascua y, cómo no, las torrijas madrileñas. Y además, en los alrededores te toparás con su sorprendente vinculación a la historia y las letras españolas.

Banner Primaveravan 2019