Volkswagen Transporter: El Origen

Volkswagen Transporter: El Origen
Primer boceto de la Transporter realizado por Ben Pon

La Volkswagen Transporter tuvo un origen poco conocido. Hitler bautizó esta marca como el coche del pueblo justo antes del comienzo de la II Guerra Mundial. Se refería al pueblo alemán, para el que quiso construir un vehículo robusto, asequible y de bajo mantenimiento, impulsado con un motor refrigerado por aire, capaz de viajar a través del desierto sin necesitar agua en el radiador. Regalo que llevaba incluido algún que otro beneficio propagandístico.

Volkswagen: Del alemán volks (pueblo) y wagen (coche)

El encargado de llevar a cabo este desafiante viaje fue Ferdinand Porsche, propietario de la marca que acuña su apellido, y en esos momentos, humilde servidor del Führer. Debía construir una máquina fiable que no excediera de 1000 marcos, que alcanzara los 100 Km/h y no superara los 7 litros a los 100. Casi nada para la época. Trabajó hasta en el garaje de su casa presionado por los deseos de Hitler, pero conseguir el primer prototipo no fue nada fácil.

Hitler y Volkswagen

Tienda Furgosfera

En febrero de 1936 se construyeron las dos primeras versiones de un modelo al que llamaron VW Tipo 1 (más conocido como Beetle o Escarabajo) y eran un Cabriolet y un Sedan, equipados con un motor trasero de cuatro tiempos con cuatro cilindros de 985 cm3 refrigerados por aire y caja de cuatro, todo un logro. Empezó la guerra y el coche del pueblo quedó aparcado antes de que nadie pudiera adquirir uno. Las fábricas debían atender como prioridad la demanda del conflicto, de modo que hasta que acabó la guerra no se pudo vender el primer Volkswagen. Con Hitler derrotado, los ingleses tomaron el mando de las dependencias de Volkswagen y desatascaron la producción para que el Escarabajo saliera al mercado. A pesar del contexto de posguerra, se consiguieron vender miles de unidades en Alemania. Y el resto del mundo no fue ajeno al éxito, aumentando la demanda que solicitaba la exportación del Escarabajo.

Ben Pon y la idea que cambiaria el mundo

Volkswagen Transporter: El Origen
Primer boceto de la Transporter realizado por Ben Pon

El 27 de abril de 1947, el holandés Ben Pon, se reunió en la fábrica de Wolfsburgo y allí propuso una buena idea: diseñar un vehículo con forma de caja de zapatos montado sobre el chasis del Escarabajo e impulsado por su mismo motor. De esta forma, se conseguía una furgoneta para uso comercial con las mismas prestaciones económicas que el Tipo 1. Había nacido el Tipo 2. Una vez más, la dificultad técnica para llevar a cabo el proyecto fue considerable, ya que el chasis del escarabajo no era lo bastante fuerte. Cuando la fábrica Volkswagen volvió a manos de los alemanes un poco más tarde, Heinrich Nordhoff asumió el mando de la compañía y se propuso desarrollar el prototipo del VW Tipo 2. Decidieron separar la cadena de producción del Tipo 1 y del Tipo 2, para así poder desarrollar un nuevo chasis sujeto a las necesidades del nuevo modelo. En marzo de 1950 la furgoneta Tipo 2 se lanzó al mercado con la denominación comercial de Volkswagen Transporter (T1 para los amigos).

Aquellas primeras furgonetas Volkswagen Transporter estaban propulsadas por un motor de escarabajo refrigerado por aire que apenas alcanzaba los 90 Km/h, pero era muy resistente y podía cargar hasta 760 Kg. Un año después de la primera unidad, la T1 ya era uno de los vehículos más populares en Europa. Al tratarse de un vehículo polivalente, empezó a diversificarse en distintos formatos, como coches de bomberos, ambulancias, microbuses, coche policía, etc. Por otro lado, los propietarios de las T1, orgullosos de sus vehículos, encontraron una nueva utilidad. Descubrieron que la furgoneta T1 también servía para transportar a la familia, y empezaron a equiparla con una mesa, unas sillas y una buena cesta de comida para pasar el fin de semana en el campo o en la playa. Una especie de ensayo general de la camper.

Volkswagen Transporter: El Origen

La factoría Volkswagen no se mantuvo ajena a lo que sucedía y en 1951 lanzaron la primera furgoneta destinada al ocio, un vehículo de lujo con ventanillas laterales y techo corredero de lona. Aún así, lo mejor estaba por llegar. Unos años antes, en 1844, Johann Knobel fundó la compañía Westfalia, que en sus inicios se dedicó a la fabricación de herramientas para la industria agrícola. La popularidad que adquirió el mundo del camping en la década de los felices años 20 despertó su interés y empezó a fabricar caravanas y remolques, aunque en aquel momento estas campers eran demasiado voluminosas y sobre todo, caras.

Westfalia: La primera Volkswagen Transporter y camper

Volkswagen Westfalia
Volkswagen Westfalia

Era un mercado difícil y se complicó más a causa del bombardeo que sufrió la fábrica de Knobel durante la guerra. Quizás, la razón que salvó a Westfalia fue el darse cuenta que muchos usuarios de furgonetas las usaban para lo mismo que hasta ese momento se usaban las caravanas. Decidieron entonces fabricar accesorios de fácil montaje y bajo coste que permitieran abastecer los mismos servicios que ofrecía una caravana, es decir, para poder viajar.

En 1951, un oficial del ejército de los EEUU pidió a Westfalia que le camperizara una VW T1 de su propiedad. El resultado no pasó desapercibido para la casa Volkswagen, quién encargó a Westfalia la fabricación de la primera furgoneta camper. Modificaron el interior de la T1 para instalar una cocina y un salón. Además tuvieron la maravillosa idea de cortar el techo y convertirlo en un techo desplegable para ganar altura y situar allí la cama. En el lateral de la furgoneta se podía adosar una estructura que, junto con una lona, resolvía la ampliación de la estancia interior. No hace falta decir que todo esto también fue un éxito.

Apenas empezaban los años 50 y ya se veían por las carreteras auténticas casas con ruedas, ágiles de conducir, de precio asequible, consumo bajo y de fácil mantenimiento. Unos años más tarde, desde EE.UU. colectivos como hippies, surfistas, viajeros y familias, adoraron esta furgoneta hasta el punto de convertirla en un icono de libertad.

Libertad refrigerada por aire

Transporter T1: El origen

Posiblemente a los más prácticos les sedujo la amplia oferta de recambios que se encontraba en el mercado, puesto que el motor de la Volkswagen Transporter Tipo II era el mismo que el del escarabajo, un motor que hacía más de 10 años que se fabricaba sin ninguna modificación, y que continuaría así unos cuantos años más. Además, la sencillez de su construcción permitía al menos hábil reparar su furgoneta sin pasar por el taller. Otros, quizás, se dejaron seducir por el amplio interior de las primeras camper, que permitía además almacenar las tablas de surf en el techo, aparcar en la playa y ser el primero del día en subirse a una ola.

Pero lo que realmente convirtió a la furgoneta Volkswagen Transporter Tipo II en un mito fue el sello de libertad que simbolizaron en ella los hippies durante los años 60. Viajar de un lado a otro sin importar el destino era una experiencia que nadie quería perderse. Descubrir parajes, dejar atrás la carretera, conocer cada día un nuevo lugar y dormir (casi) siempre en tu cama. Libertad para salir de lo estipulado e inventar tu propio camino. Libertad refrigerada por aire.

Más cultura camper

RB Landolt
La Ruta de los Hippies, o Ruta de la Seda, la mítica ruta que inspiró la primera Lonely Planet. A ...
Leer Más
Versión de la T1 para Shoboshobo
Hace un tiempo Pull&Bear lanzó un reto a cuatro artistas internacionales: utilizar su creatividad sobre un lienzo muy especial: cuatro Volkswagen ...
Leer Más
Sexo en la furgo
Esta vez hemos dejado de lado la refrigeración por aire y hemos subido la temperatura dentro de la furgo para ...
Leer Más
Food truck en la calle
La tendencia de las food trucks ha tardado en llegar, pero está aquí para quedarse. O mejor dicho, para ir ...
Leer Más
Damon Ristau: director de la película The Bus
La película The Bus Movie, de Damon Ristau nos enseña que muchas veces nos aferramos a las cosas no solo ...
Leer Más
Por qué viajar en furgo es bueno para la salud
Seguro que lo has probado en tus carnes, pero por si acaso te quedan dudas, un estudio confirma lo que ...
Leer Más
Los 6 mejores libros para viajar en furgo
Libros de viajes hay muchos. Pero entre el montón de páginas inspiradoras para emprender un viaje o vivir las experiencias ...
Leer Más
SBOM4 - La primera concentración de T1 en España
El evento se llama Split Buses Only Meeting (SBOM4) y, como su nombre indica, aúna a furgonetas Volkswagen Transporter del ...
Leer Más
Hyundai prepara la furgoneta con "alas de gaviota"
Solo hay dos bocetos que se han filtrado a la luz pública, pero el nuevo invento de Hyundai ya empieza ...
Leer Más
Koldo Royo en su food truck
El cocinero Koldo Royo es Estrella Michelín, asesor gastronómico, autor de varios libros, ponente en conferencias e inquieto por naturaleza ...
Leer Más