Wim Hof: El método que cambiará tu vida a base de frío

Obtenga un 42% de dto. en la compra de la batería PLB40 por cada nevera CFX3 que compre

¿Y si te digo que con una exposición al frío gradual puede cambiar tu vida para mejor? Parece una locura, ¿verdad? Bueno, pues si a esto le sumamos el trabajo de la respiración y la concentración, tenemos el método Wim Hof, un nuevo enfoque o filosofía de vida con el que se persigue el objetivo de dominar tu mente, estar más felices, sanos y desarrollar habilidades super humanas. ¿Quieres saber más? Pues sigue leyendo porque tenemos el testimonio de dos personas que ya lo siguen y nos hablan de todos sus beneficios.

Para comenzar, el método Wim Hof lo desarrolló el atleta holandés homónimo, también conocido como Iceman por su increíble resistencia a las bajas temperaturas, lo cual le ha permitido conseguir grandes gestas como correr media marathón en el Círculo Polar Ártico o subir al Everest en pantalón corto y sin camiseta

El objetivo del método Wim Hof

El objetivo principal se centra en ser capaces de entrenar el sistema nervioso autónomo para crear una respuesta inmune bajo su propia voluntad. Es decir, lo que se busca es controlar la temperatura y el sistema inmunitario de forma consciente para tener un control total sobre cuerpo y mente.

Beneficios que podremos obtener

Este método hay que aplicarlo de forma gradual y constante sin dejar de lado los tres pilares básicos que tendremos que poner en práctica cada día: trabajar la respiración de forma diaria, someterse a temperaturas bajas y desarrollar el enfoque mental o concentración. A pesar de ser muy sencillo, la clave está en ser constante y en ir superando los límites personales día a día para conseguir beneficios físicos tales como:

  • Fortalecimiento del sistema inmunitario
  • Mejor rendimiento deportivo y recuperación posterior
  • Mejora de la capacidad pulmonar
  • Efecto antiinflamatorio sobre el cuerpo
  • Mejora de la calidad del sueño y la prevención de migrañas

Pero no solo los beneficios están en el plano físico, sino también en el psicológico como la supresión o reducción del estrés, ansiedad y depresión; mejora de la concentración, creatividad y del autoestima ya que estamos permanentemente superando retos tanto en el plano físico como en el emocional.

¿Cómo lo pongo en práctica?

El primer paso es el control de la respiración. Para ello hay que estar en ayunas (lo más recomendable), tumbarse sobre una superficie cómoda y realizar entre 30 y 40 respiraciones lo más profundas posible. Cada inspiración deberá ser de gran intensidad y tras ella, aguantaremos el aire en nuestros pulmones durante unos 10 o 15 segundos y repetimos la serie completa entre tres y cuatro vecesTras las repeticiones, haremos el número máximo de flexiones que podamos sin respirar y cerramos el ejercicio con cuatro minutos de meditación.

El segundo paso es el que más suele impresionar: la exposición al frío. Para ello el método insiste en que debemos lidiar con el frío de manera diaria y progresiva hasta que nuestro cuerpo sea capaz de llegar a una regulación de la temperatura casi de supervivencia. Para llegar a este nivel necesitaremos ducharnos en agua fría durante unos minutos todos los días. Al principio comenzamos con un minuto y así progresivamente, además de evitar la utilización ropa de mucho abrigo durante el invierno y tratar de bajar la temperatura del hogar para que nuestro cuerpo se regule de forma autónoma.

Y por último: el enfoque mental o concentración. Trabajar esta parte es otro pilar que se conecta directamente con los otros dos. El enfoque mental se centra, básicamente, en el compromiso con el método. Es decir, para que todo funcione debemos establecer un periodo de 21 días en el que a diario tendremos que llevar a cabo los ejercicios de respiración y exposición al frío. Estos últimos además, nos someterán a situaciones que nos permitirán lidiar mejor con el estrés.

¿Quién no debe practicar el método Wim Hof?

En caso de que padezcamos hipertensión, epilepsia, cardiopatías, problemas respiratorios o se esté embarazada. Asimismo, es muy normal que durante los primeros días en los que se lleve a cabo el método, se experimenten pitidos en los oídos y temblores u hormigueos en las extremidades. Además de estas contraindicaciones, hay que tener en cuenta que todos los ejercicios del método Wim Hof hay que hacerlos en entornos seguros como, por ejemplo, nuestra casa y siempre en compañía ya que este nos somete a situaciones que superan los límites de nuestro cuerpo.

¿Qué lugares o rutas furgoneteras son las más recomendables para practicar este método?

Pues bien, lo primero de todo y, si sois muy valientes, os recomendamos que viajéis en invierno y a la zona norte de España. Dependiendo de vuestro grado de implicación o de tolerancia al frío (aquí ya elegís vosotros) o recomendamos los siguientes destinos sobre los cuales podréis encontrar más información en los siguientes artículos:

Cómo el método Wim Hof cambió la vida de Jordi Rubio

Jordi Rubio es un testigo directo de cómo este método puede cambiar tu vida para mejor. Según nos cuenta, lo descubrió por casualidad cuando durante una ruta de montaña un amigo se lo comentó y, tiempo más tarde, tras investigar un poco más y leer el libro en el que Wim Hof habla largo y tendido sobre su método, decidió comenzar con el gran cambio junto con su pareja Lorena: concretamente en julio de 2021 ya que se trata de una práctica que “no te va a costar nada y que simplemente es tiempo” y, además, “te deja hacer tu vida normal y tengo unos beneficios y unas sensaciones bastante buenas”. Dado el éxito de los resultados, su hermano, quien padece artrosis, también ha decidido unirse a esta práctica con excelentes resultados.

En cuanto a su rutina, Jordi ha sido capaz de adaptar el método a su día a día: “Por la mañana me despierto y recién levantado antes de desayunar ni nada hago las respiraciones, después, estoy un rato en la cama respirando normal y ya me pego mis duchas frías”. Tal es su compromiso que ha sustituido la ducha por una bañera plegable que monta en su terraza y que llena de hielo para que tenga la temperatura más fría posible, pasa la gran parte del día en manga corta y como mucho utiliza un jersey mientras trabaja.  Asimismo, cada vez que se encuentran en alta montaña aprovechan para hacer su ritual previo de respiraciones y para darse un baño helado.

Sobre los beneficios es claro: “Yo antes me constipaba bastante rápido solo si me dejaba la chaqueta en casa, pero ahora voy en manga corta casi todo el día. También lo he notado con la tensión ya que antes la tenía siempre alta y ahora me ha bajado, ya no tengo casi dolores de cabeza, estoy más tranquilo. Por la mañana es un chute de adrenalina”. 

Un pareja en busca de furgo camper

Por último, Jordi y Lorena están en  búsqueda de una furgoneta camper con la cual recorrer las rutas más frías de España y poder llevar el método Wim Hof a todos los rincones de nuestro país. ¿Alguien les puede ayudar para que formen parte de nuestra familia furgonetera?

Tienda Furgosfera
Furgos, guitarras y libros. En ese orden. Periodista y amante de la vida nómada a lomos de una Ducato Bürstner del 91. Puedes leer todos sus artículos aquí y darte una vuelta por @ducatopop en Instagram y Youtube para ver todo lo que está tramando. ¡Larga vida al nomadismo ilustrado!